Andrónico Luksic presentó en la Audiencia Nacional un recurso contra el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) por la decisión de amortizar a cero las acciones del Banco Popular y venderlo por un euro al Santander, atendiendo a una decisión de la Junta Única de Resolución (JUR).

Representados por el despacho de abogados Roca Junyent, el grupo chileno, cuya participación en el banco alcanza un 3,45% del capital, tiene previsto también recurrir ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) con sede en Luxemburgo, por la decisión de la JUR que le valió perder toda su inversión de más de US$100 millones.

José Ignacio Bulnes, directivo de Aeris, el grupo inversor a través del cual Luksic entró en el capital del Popular, explicó que el grupo confió en todo momento en una solución privada para el banco, bien a través de una ampliación de capital que pensaban suscribir, o mediante la entrada de un comprador. Prueba de ello -relató Bulnes- es que Luksic compró títulos del Popular el 6 de junio, el día antes en que se conociera la resolución.

En total, su inversión en el Popular, que iniciaron el 3 de enero de 2017 y cuya última adquisición se produjo el 6 de junio, le ha costado al grupo chileno 113 millones de euros (unos US$127 millones). A la espera de disponer de la información requerida, entre ella el informe de valoración del Popular, el empresario chileno considera que la resolución de la entidad fue “desproporcionada, arbitraria y poco transparente”.

El abogado de Roca Junyent Jordi Soler precisó que es crucial conocer el informe de valoración en base al cual actuó el FROB. Y es que esa “supuesta valoración de un experto independiente” que precipitó la intervención “no tiene base ninguna” comparada con los datos de mercado.

/gap