Hasta la sede del Congreso Nacional en Santiago llegó este martes, acompañado de su comitiva, el Presidente de Argentina, Mauricio Macri. En su cuarta visita al país, el mandatario transandino fue recibido por el presidente del Senado, Andrés Zaldívar (DC); su par de la Cámara, Fidel Espinoza (PS), sus vicepresidentes y los diputados y senadores miembros de las comisiones de Relaciones Exteriores.

Fue en ese contexto en que el senador de la UDI Hernán Larraín se salió de libreto y abordó a Macri para plantearle un tema que no estaba contemplado en el marco de la reunión: la extradición del ex frentista Galvarino Apablaza, sindicado como el autor intelectual del asesinato del ex senador gremialista Jaime Guzmán, quien se encuentra con asilo político en ese país.

“Quiero manifestar que le hicimos presente al Presidente Macri también, junto a parlamentarios de nuestro partido, la necesidad de que tan pronto sea posible se produzca la extradición de Galvarino Apablaza”, afirmó Larraín en conferencia de prensa.

El senador subrayó que el mandatario transandino le manifestó que “conocía perfectamente el problema, que lo tenía muy claro y que sabía que estaba hoy en un órgano administrativo”. Y agregó: “Yo le hice presente que la Corte Suprema argentina había autorizado la extradición y que, por lo tanto, debía proceder. Me dijo que lo iba a estudiar con mucha detención”.

/gap