Por lo general se habla mucho más del orgasmo femenino que del masculino. Trucos para que ellas alcancen el clímax, cómo hacer que disfruten de verdad, qué piensan mientras practican sexo, por qué los fingen y cómo lo hacen…

Lo cierto es que las mujeres disfrutan de menos orgasmos que los hombres –en concreto, un 61,6% frente al 85,5%– e incluso las hay que, lamentablemente, nunca los han tenido. Conseguir que ellas lleguen se convierte en una especie de hazaña bíblica que, entre otras cosas, deja al orgasmo masculino a la altura del betún como si fuese algo sencillísimo. ¡Error! También tiene su intríngulis y lo que hay detrás es bastante más complejo de lo que imaginas.

Los mejores orgasmos son durante el sexo

“A pesar de que la masturbación es muy divertida, el placer máximo se alcanza cuando se está practicando sexo con otra persona”, explica Ellie Hooper en Closer. Después de tener un orgasmo, tanto hombres como mujeres liberamos una hormona llamada prolactina que nos hace sentir bien, descansados, satisfechos y felices. Pero, ¿sabías que cuando alcanzamos el clímax mientras tenemos relaciones sexuales con otra persona se libera hasta un 400% más? Desde luego, hablamos de otra liga mucho más placentera que el onanismo.

Son ilimitados

Aunque el período entre haber tenido un orgasmo y ser capaz de tener una nueva erección varía mucho entre uno u otro hombre, resulta que algunos aseguran que sólo necesitan esperar unos tres minutos entre para estar listos otra vez. No son superhombres, esta capacidad se puede entrenar e ir mejorando con el tiempo. Ahórrate las excusas porque ¡el orgasmo masculino no está limitado!

El orgasmo no es la eyaculación

La mayoría de la gente piensa que los orgasmos masculinos se tienen cuando se eyacula. Esto suele ser así, pero no obligatoriamente. En realidad, la eyaculación puede darse después de haber alcanzado el clímax e incluso no darse. Un hombre puede tener un orgasmo y no haber expulsado semen: “Los hombres que llegan al orgasmo sin eyacular tienen el potencial de alcanzar clímax ininterrumpidos”, explica el el biólogo y sexólogo Alfred Kinsey, uno de los autores clásicos más conocidos en este tipo de investigaciones.

Los hombres pueden tener orgasmos múltiples

Sí, sí. En serio. Aunque es bastante más común el multiorgasmo femenino, los hombres pueden conseguirlo si se esfuerzan y practican a menudo.

Además del trabajo duro –y bien asesorado, que nadie nace sabido– hay que hacerse a la idea de que muchos de los que vayan disfrutando durante el acto no serán eyaculatorios pero sí placenteros. “La clave para conseguir orgasmos repetitivos en los hombres está en alcanzar el clímax sin eyacular”, añade Kinsey. La buena noticia: existen varias técnicas para conseguirlo”.

El 75% de los hombres alcanza el orgasmo a los dos minutos o menos de haber empezado a masturbarse

Un remedio para el dolor de cabeza

Al tener un orgasmo liberamos un montón de endorfinas que, además de hacernos sentir eufóricos, bloquean el dolor. Según un reciente estudio, aquellas personas que mantuvieron relaciones sexuales pese a tener cierta jaqueca aseguraron que después de alcanzar el orgasmo “el dolor había desaparecido o se había reducido notablemente”, explica Hooper. Vamos, que podemos ir desterrando la excusa de ‘esta noche no, que me duele la cabeza’ porque ponernos manos a la obra verdaderamente solucionaría ese malestar.

La velocidad del semen

El semen se expulsa mucho más rápido de lo que creemos. La velocidad media de una eyaculación masculina es de 45 kilómetros por hora, de ahí que sea conveniente avisar a la otra persona para que esté prevenida ante el veloz disparo y evitar incómodos accidentes. Exacto, hablamos de sexo oral.

Sí, pueden tenerse en dos minutos (o menos)

Un reciente realizado por Masters and Johnson –equipo de investigación pionero en estudios sobre la naturaleza de la respuesta sexual humana y el diagnóstico y tratamiento de trastornos sexuales y disfunciones derivados– reveló que el 75% de los hombres alcanza el orgasmo a los dos minutos o menos de haber empezado a masturbarse. Si es en solitario, perfecto, cada cual que se organice su tiempo y ratos de ocio como mejor le venga, pero la eyaculación temprana puede resultar un verdadero problema durante las relaciones sexuales.

La velocidad media de una eyaculación masculina es de 45 kilómetros por hora

“Entre los profesionales de la sexología todavía no se ha llegado a ningún acuerdo sobre el tiempo por debajo del cual un hombre debe considerarse eyaculador precoz”, explica la psicóloga y sexóloga María Victoria Ramírez, más que nada porque la mayor o menor tardanza para eyacular es variable incluso dentro de una misma persona y depende del momento, del cansancio, del propio deseo, de cómo se sienta la persona… Pero no nos alarmemos que la poca capacidad de aguante tiene solución: “Existen determinadas técnicas orientadas al reconocimiento progresivo de las sensaciones pre-eyaculatorias que pueden ayudar (siempre con la guía de un sexólogo) a mejorar el tiempo de eyaculación”, recomienda Ramírez.

Sus orgasmos son más cortos

“Finalmente, ¡un poco de justicia en el mundo!”, exclama Hooper. Y razón para estar contenta no le falta. Como comentábamos, los hombres tienden a alcanzar el orgasmo más fácilmente que las mujeres y son pocas las ocasiones en las que se quedan a medio camino. Así que qué menos que, de lograrlo, el placer dure unos pocos segundos más en ellas. No obstante, la intensidad y duración de la euforia puede variar mucho entre las personas, sean del sexo que sean.

Los hombres tienen un punto G

Exactamente igual que las mujeres, los hombres tienen zonas erógenas que de estimularlas adecuadamente pueden producir orgasmos mucho más intensos. Por si no sabías de su existencia, es conveniente que sepas que el punto G masculino se encuentra a una profundidad de unos 5 centímetros dentro dentro del ano y puedes localizarlo porque notarás un pequeño bulto como del tamaño de una nuez. Va, acabemos con los miedos, tapujos y prejuicios de los anos heterosexuales. ¡Qué estás perdiendo la llave del placer!

/psg