El mediocampista de la selección chilena Charles Aránguiz reapareció como en sus mejores jornadas y fue superlativo en la Roja, opacado apenas por la extraordinaria irrupción de Claudio Bravo en la tanda de penales.

Charles cumplió en la marca y en la salida, siempre a tiempo en las coberturas y pulcro para manejar el balón como socio de Marcelo Díaz y Arturo Vidal cuando los espacios no aparecían.

“ Está arriba, abajo, está al medio… En todos lados. En cualquier momento aparece junto a nosotros a relatar el partido. Aránguiz es puro pulmón ”, comentó alucinado Manolo Lama, el conductor de la transmisión española de canal Gol.

/gap