El 28 de diciembre pasado, en calidad de testigo, Alicia Galdames Jeria, prima de la Presidenta Michelle Bachelet, entregó su testimonio al fiscal del caso SQM, Pablo Gómez.

De profesión periodista, Galdames declaró en el marco de la investigación sobre el financiamiento de la denominada pre campaña de Michelle Bachelet. Esto, debido a que en 2012 emitió dos boletas de honorarios, por un total de $ 2.666.666, a la empresa de Giorgio Martelli (foto), Asesorías y Negocios (A&N), la que, a su vez, facturó unos $ 250 millones a la minera.

En su declaración, Galdames dijo que luego de trabajar en la Fundación Dialoga hasta fines de 2011, fue contactada en enero de 2012 por Rodrigo Peñailillo: “Me preguntó si acaso me interesaba hacer informes periodísticos para el señor Martelli”.

“Le pregunté quién era él y me dijo que era una persona que tenía una oficina de carácter comuninacional. Me dijo que Martelli me llamaría, cosa que ocurrió a los pocos días (…) Yo estaba a fines del año 2011 sin trabajo e imagino que él (Peñailillo) lo supo y por eso me contactó”, agregó.

Sobre los servicios prestados a A&N, la periodista -quien meses después ingresaría al comando de la campaña 2013 de Bachelet- declaró que se trató de “recopilación de noticias y análisis de la coyuntura política, económica y social del país”.

“Estos trabajos yo se los enviaba a Rodrigo Peñailillo (…) se los enviaba a él, pues fue él quien me recomendó a Martelli”.

Consultada por los respaldos de los informes que enviaba a Peñailillo, Galdames señaló que esos correos los había borrado. Y requerida para solicitar a la empresa Gmail el respaldo de esos correos, contestó que “tendría que consultarlo con un abogado”.

Sobre la duración de las asesorías a la firma de Martelli, Galdames señaló que solo fueron por dos meses, enero y febrero de 2012. “Fue el mismo Peñailillo el que me dijo que no era necesario continuar con esas asesorías, pues yo encontraría otro trabajo. Después, en marzo o abril volví a trabajar con la Fundación Dialoga, haciendo la misma función. Por ese trabajo recibía 1,2 honorarios líquidos, que es la misma cifra que recibía por A&N”.

“Allí me mantuve hasta agosto, me parece, y de ahí me fui a la campaña propiamente tal de la Presidenta Bachelet, uniéndome al comando ubicado en calle Tegualda en el barrio Italia”, declaró. En el comando -donde ganaba lo mismo que en A&N- se desempeñó en el área comunicacional, señalando que Peñailillo era su jefe.

Casi un mes antes del testimonio entregado por Galdames, Peñailillo entregó una nueva declaración en calidad de imputado el 5 de diciembre de 2016. En esa oportunidad declaró haber “recomendado” a siete personas para que trabajaran en la firma de Martelli. Junto a varios de sus compañeros del “G-90” del PPD, como Harold Correa, Flavio Candia, Robinson Pérez y Héctor Cucumides, Peñailillo también nombró a Galdames. Consultado por si había entregado los datos de contacto de esas personas a Martelli,el ex ministro dijo no recordarlo.

/La Tercera

/gap