Mientras que la posibilidad de un evento tan devastador como la caída del bólido de Cheliábinsk, que se precipitó sobre la ciudad homónima rusa e hirió a más de 1.200 personas puede ser relativamente baja, se sabe que millones de objetos flotan en el espacio y los científicos advierten que la colisión de algunos de ellos con la Tierra es inevitable.

Para mantenerse al tanto del riesgo, investigadores de la NASA crean simulaciones 3D en supercomputadoras que podrían ayudar a prepararse para futuras consecuencias en caso de que un asteroide entre en la atmósfera de la Tierra.

Los investigadores del Proyecto de Evaluación de Amenazas de Asteroides de la NASA utilizaron una supercomputadora para simular el vuelo de asteroides potenciales de todos los tamaños y, con un ‘software’ para realizar modelos 3D, fueron capaces de crear una serie de posibles escenarios de impacto.

Como parte del esfuerzo, los especialistas de la Agencia Espacial realizaron simulaciones a gran escala de un objeto similar al asteroide de Cheliábinsk, revelando el dramático flujo de líquidos que se produce en el viaje la roca espacial hacia la superficie del planeta.

La dramática simulación de este tipo de meteorito muestra su ardiente transformación a medida que pasa a través de la atmósfera. Cuando esto sucede, el objeto se funde, se evapora y finalmente se destruye. En la simulación, el objeto entra en la atmósfera a 72.000 kilómetros por hora. La onda de choque de alta presión se puede ver en rojo, naranja y amarillo, mientras envuelve la roca espacial.

/psg