“Cumpliremos el rol que nos corresponde”, dicen desde el Ejecutivo, donde explican que el diseño se circunscribirá solo a monitorear el normal desarrollo de las elecciones desde el punto de vista del orden público y la seguridad.

Para ello, el ministro del Interior, Mario Fernández, y el subsecretario de esa cartera, Mahmud Aleuy, llegarán temprano a la sede de gobierno para chequear la constitución de mesas y estar alertas ante cualquier anormalidad.

Narváez también llegará a palacio y se espera que haya solo dos vocerías, una al comienzo del proceso eleccionario y otra cerca del cierre de las mesas, las cuales se coordinarán entre la Segegob y la subsecretaría del Interior.

En cuanto a la Presidenta Michelle Bachelet, desde La Moneda señalan que aún no hay nada definido ni programado, y que lo único seguro hasta ahora es que el tema será seguido por Interior y la ministra Narváez.

De hecho, este jueves, Aleuy abordó el tema y se limitó a señalar que se estableció una coordinación conjunta con las policías y que ya están dispuestos los 18 mil efectivos militares en los locales de votación, a los cuales se sumarán 40 mil policías y militares a nivel nacional.

En ese contexto, el subsecretario se refirió a la preocupación por la baja asistencia y señaló que “nosotros presuponemos que puede producirse eso, pero por lo menos lo que uno ha visto en la prensa es que hay mucho activismo para que la gente que apoya a los distintos candidatos participe este fin de semana”.

/gap