¿Qué haríamos sin el maravilloso Internet dándonos recetas mágicas que la gente prueba en alguna parte del mundo y luego comparte? En esta ocasión nos aventuramos echándonos cerveza en el pelo. ¿Para qué? Aquí les contamos: La cerveza está hecha de malta y lúpulos que contienen proteínas que ayudan a reparar el cabello dañado por los procesos químicos, el calor, la contaminación y el sol. Además contiene algo de azúcar que hace que el cabello brille de manera natural.

¿Cómo se aplica?

Puedes usar cualquier cerveza, la más barata que encuentres en el súper, el resultado es el mismo, sólo déjala abierta un par de horas antes de bañarte para que se le vaya el gas.

Lava tu cabello con shampoo y enjuágate, luego vierte toda la botella de cerveza sobre tu cabeza asegurándote de que caiga en todos los pedacitos de pelo, desde la raíz hasta las puntas.

Masajea un poco con tus dedos, y déjala reposar durante 1 minuto. Luego enjuga bien con agua fría y si sientes que hace falta aplica tu acondicionador regular.

Seca tu cabello como lo haces siempre y péinalo de manera regular. Yo te recomiendo aplicar algún aceite o spray para peinar para que combatas cualquier rastro de olor a cerveza.

Los ingredientes de la cerveza van a penetrar hasta el cuero cabelludo hidratándolo, removiendo la grasa y dejando un brillo súper natural.

No debe oler a cerveza chicas, si sienten que su cabello huele a bar les faltó enjuagarlo un poco más… Esto lo pueden aplicar 1 vez a la semana o, si tienen el cabello muy maltratado, hacerlo cada 2 días durante 2 semanas. Verán los resultados rápidamente y cuando sientan que ya pueden bajarle a la cantidad de cerveza pueden guardar este remedio casero como una mascarilla de fin de semana.

/psg