Las palabras de Claudio Bravo y Alexis Sánchez de este viernes no sólo apuntaron a análisis futbolístico, también hubo espacio para las bromas y anécdotas. Cuando ya finalizaba la conferencia de prensa de los dos referentes de la selección chilena, al capitán se le entregó un diario ruso para que lo guardara como recuerdo de los hitos marcados por esta generación.

Mientras uno de los periodistas (Felipe Bianchi) le hablaba al meta de la importancia de atesorar estos registros, él lo interrumpió para contar algo que lo había marcado. Ahí comenzó todo.

“Hace unas semanas me tocó ir al Nacional para grabar con la marca que me auspicia y recorriendo los distintos lugares, esos que uno no está acostumbrado a recorrer, me percaté de algo lamentable”, indicaba. “No había en ninguna parte un recuerdo, una foto del tercer lugar del Mundial del 62′, de otras importantes selecciones, del bronce ganado en los Juegos Olímpicos de Sydney o de los logros de nosotros”, seguía con su relato. “La verdad es una pena. El Nacional es un estadio vacío, sin historia, sin alma ni identidad. El camarín no tiene nada salvo una foto de los jugadores que se actualiza de vez en cuando”, añadía.

Por su parte Alexis también se uniría a las críticas “Opino lo mismo que el ‘capi’. Yo en el Arsenal tengo un palco con fotos de los trofeos que hemos ganado y cuando mi familia va se pone orgullosa. Ojalá pudiésemos tener algo así”.

“Por ejemplo, cuando yo llegué al Barcelona había una foto de la Champions que habían ganado y yo dije, ‘¿qué hago yo aquí?’. Pero me di cuenta que eso era una motivación y eso es lo que hay que traspasarle a las nuevas generaciones”, cerraba el ariete.

Por Ignacio Soto