A las 8 de la mañana del domingo en Sydney -mientras en Chile aún eran las 18 horas del sábado- un brillante sol que salió desde el Océano Pacífico dio inicio a una jornada electoral histórica para los chilenos que están en el extranjero.

A diferencia de lo que ocurrirá hoy en territorio nacional, en que el ánimo para ir a votar estará dividido por la esperada final de la Copa Confederaciones, el “sentido de pertenencia” fue el que comandó a estos residentes para votar en una de las cuatro mesas que se conformó en el país oceánico para esta elección, que en total sumaron 957 inscritos.

Así por lo menos se comentaba entre los pequeños grupos de personas que llegaron en cuentagotas a primeras horas de la mañana al Consulado General, ubicado en pleno centro financiero de Sydney. “Estoy nerviosa por las elecciones y por la Selección Chilena. Es que la patria nunca se olvida”, comentó Fresia González, enfermera jubilada que llegó en 1971 a este país, que tiene la quinta mayor concentracion de chilenos en el exterior después de Argentina, Estados Unidos, Suecia y Canadá, según datos del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Pero ella, al igual que todos los chilenos que están acá tendrían que esperar casi 20 horas más para ver el partido. Esa diferencia horaria es lo que provocó que los votantes de Australia y Nueva Zelanda se convirtieran en los primeros chilenos en votar en el extranjero en la historia del país.

En Sydney, el primer votante -después de los vocales de mesa- fue Pedro Vargas de 77 años: “Estoy muy emocionado, es primera vez que voto desde 1970”, comentó el hombre que llegó desde Peñaflor buscando trabajo hace más de 40 años.

En total, fueron 136 las personas que se acercaron a la urna, lo que representa el 30,6% de los inscritos para las Primarias.

Un poco de Chile en Sydney Hoy, en el consulado no se saludó con la mano sino que de beso en la cara, lo último que se escuchó fue una palabra en inglés y no hubo un contingente policial custodiando la sede.

El característico silencio de la ciudad fue protagonista sólo hasta el medio día cuando la pequeña sala de espera ya tenía una que otra bandera tricolor y más de alguno estaba con la camiseta de la Roja.

¿Traspapeleo de información?

Las personas habilitadas para votar en estas primarias fueron las que cambiaron su domicilio hasta el 3 de mayo. Mientras que el sábado 1 de julio venció el plazo para los que querían votar a fin de año. Estas dos fechas confundió a varios de los votantes, como fue el caso de Luis Alfred que sólo estaba habilitado para sufragar en las Presidenciales. “Yo me enteré de algunas cosas porque a veces escucho la radio chilena que hay aquí, pero no se me hizo fácil encontrar información del proceso y de los candidatos”, sostuvo. Andrés Oyarzún, quien fue exiliado en 1986, describió que “hoy se siente distinto votar por Chile porque no tengo mucho conocimiento de los partidos y los candidatos. Pero eso es un proceso que de a poco mejorará cuando haya mas educación cívica”.

Ante esto, el cónsul afirma que desde que entró en vigencia el voto en el extranjero organizaron una serie de actividades de difusión en medios de comunicación local y encuentros con chilenos con el llamado “consulado móvil”. “Es importante destacar que este es un proceso que se inicia hoy, no que termina. Estoy cierto que la labor desarrollada por las instituciones tendrá una proyección porque muchas veces en las comunidades en el extranjero el mejor canal de información es el boca a boca”, comentó el cónsul.

/gap