Un grupo de investigadores estadounidenses ha detectado el parásito Angiostrongylus cantonensis en residentes de cinco condados de Florida, informa el portal Gizmodo. Se trata de una especie que puede ser letal.

El gusano es causante de la meningoencefalitis, enfermedad que afecta al sistema nervioso central y puede provocar el coma o incluso la muerte.

Científicos del Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad de Florida y del Museo de Historia Natural del mismo estado creen que la expansión del hábitat de este pequeño animal se debe al calentamiento global y pronostican en el futuro que cada vez más gente se verá infectada por el mismo.

Los humanos pueden ver cómo este parásito accede a su organismo al ingerir caracoles o ranas infectadas. Entre los síntomas de la infección se encuentran dolores de cabeza, fiebre, náuseas, vómitos y parálisis de músculos faciales o de extremidades. Según las autoridades sanitarias de EE.UU., es imposible eliminar a esta pequeña especie una vez en el cuerpo humano.

El ciclo de vida del Angiostrongylus cantonensis depende de dos especies animales. Los caracoles ingieren heces de rata infectadas. A su vez, los roedores comen los caracoles infectados.

El parásito es endémico del estado de Hawái pero ha sido detectado también en los de Luisiana, California, Alabama y Florida. Un estudio publicado en la revista PLOS ONE señala que su expansión en Florida es mayor de lo que se creía.

Para reducir el riesgo de infección los científicos recomiendan lavarse las manos antes de comer, al igual que los alimentos que vayan a ingerir, ya que, por ejemplo, los caracoles pueden ocultarse en las hojas de la lechuga.

/psg