Parece que toda la polémica que generó el penal no cobrado a Francisco Silva ante Portugal tuvo repercusión en la FIFA y los árbitros.

Este domingo en la definición por el tercer lugar de la Confederaciones, el juez saudí Fahad Al-Mirdasi, cobró la pena máxima en favor de Portugal ante México, pero ahora sí -al revés de lo que ocurrió frente a Chile- apoyado en el VAR.

Resulta que André Silva cayó en el área al minuto 14. En un principio el referee había desestimado lo que era una clara infracción de Rafael Márquez, pero luego corrió hacia un costado vio la jugada y apoyado en los asistentes que veían en video la acción, cobra el penal.

Pero no quedó ahí el tema, porque el propio André Silva se paró frente a la pelota y, como una especie de maldición después de los tres perdidos el jueves ante la “Roja”, perdió un nuevo penal para el elenco luso. Atajó Guillermo Ochoa, el portero mexicano.

Como era de esperar a través de las redes sociales se lanzaron contra el ahora sí uso del VAR y todo lo que ocurrió en la jugada.

/gap