Casi 1 millón 800 mil votantes asistieron a las urnas este domingo 2 de julio. Sin importar la final de la Copa Confederaciones, ni tampoco el clima de desafección política y crisis, la derecha en masa asistió hasta los lugares de votación, logrando que Chile Vamos cuadruplicara la votación de un emergente Frente Amplio, que alcanzó los 320 mil votos -muy por debajo de sus expectativas- y que dio como líder indiscutido a Sebastián Piñera (58%).

Por otra parte, según los analistas, desde lejos, en la banca de los observadores, la Nueva Mayoría solo pudo ver cómo “su principal adversario se fortaleció”, al mismo tiempo en que le entregó todo el capital político del centro, que tenía el sector concertacionista.

Sebastián Piñera ganó con 58% de votación y Manuel José Ossandón solo sacó más votos que el combinado de Beatriz Sánchez y Alberto Mayol.

El gran ganador fue el ex Presidente, que queda como el gran favorito. La Nueva Mayoría queda al debe y la alta participación en relación con lo proyectado los deja débiles.

Analistas anticipan que bolsa local y bonos soberanos abrirían con alzas este lunes. Resultados despejan amenaza de que las posturas más radicales de los candidatos del FA se conviertan en el referente de la centroizquierda, reemplazando posiciones más moderadas de Alejandro Guillier y Carolina Goic. En particular, la paliza que Sánchez le propinó a Mayol.

/gap