En el matinal Bienvenidos de Canal 13, una ex trabajadora de la clínica de la que era dueño Osvaldo Campos Azócar, el veterinario que asesinó a dos personas a tiros ayer en el casino Monticello, dijo que el hombre, quien se suicidó, tenía una lista de personas a las que quería matar y además, denunció una serie de malas prácticas profesionales y amenazas.

La mujer, identificada como “Olga” dijo conocer que Campos poseía una lista de personas a las que el veterinario quería asesinar, entre las que se incluían ella y su hijo, debido a que la mujer lo amenazó con denunciar sus malas prácticas veterinarias.

En ese punto, dijo que en una oportunidad y mientras trabajaba en la clínica, le tocó sacar a un gato muerto de un microondas, el que había sido puesto por Campos en el artefacto y el que antes había estado en un congelador.

La mujer contó que dicha práctica la realizó para entregar tibio el cadáver del animal a sus dueños.

Además Olga dijo que los problemas de violencia se le generaban cuando los clientes no podían pagar, debido a que el veterinario cobraba elevados montos los que podían llegar a los $ 500 mil o $ 1 millón.

La ex trabajadora, además, describió al hombre como una persona “ermitaña” y “antisocial

/gap