Para la institución encargada de cautelar los procesos eleccionarios, la responsabilidad recae en las personas que deben estar atentas a lo que firman y en quienes piden adhesión, que deben ser claros en lo que realmente están solicitando. Desde las colectividades, afirman que el desorden proviene de la institución que no ha transparentado cuál es el padrón que utiliza y falló al capacitar a los vocales de mesa.

Mientras el domingo se desarrollaban las elecciones primarias de Chile Vamos y el Frente Amplio, algunos diputados de derecha, como Jaime Bellolio (UDI) y Nicolás Monckeberg (RN), encabezaron los reclamos en Twitter respecto de las personas que no pudieron votar por aparecer inscritas en algunos de los partidos que integran el Frente Amplio.

En el caso de Bellolio, el parlamentario apuntó directamente al Servicio Electoral (Servel), pidiendo explicaciones. Mientras Monckeberg anunció la presentación de doce casos ante el organismo, aunque las denuncias podrían superar la centena.

Por otra parte, una situación distinta es la que afectó a Andrea Salazar, precandidata a diputada por el Distrito 12 (La Florida, Puente Alto, La Pintana, Pirque y San José de Maipo), que apareció inscrita en otro partido del conglomerado, lo que posiblemente complique su candidatura. Salazar fue una de las decenas de personas que durante la mañana de este lunes llegaron hasta la oficina del Servel, en calle Esmeralda, para efectuar el trámite de desafiliación.

“No tiene responsabilidad el Servel, toda vez que la suscripción y firma del documento (de afiliación) lo realiza un tercero y las condiciones o circunstancias en las que se firmó ese documento escapan completamente a la injerencia o atribuciones del Servicio Electoral”, afirmó Raúl García Aspillaga –director del organismo, designado en diciembre del año pasado–, agregando que no está clara aún la cifra de personas afectadas.

García enfatizó que se trata de un problema de responsabilidades compartidas, entre los partidos y las personas que firman. “Hay responsabilidades compartidas en la recolección de firmas (…). Una de ellas, pudo haber sido la falta de cuidado al momento de firmar los documentos respectivos; en otras situaciones podríamos estar hablando de algo más complejo, con elementos de dolo. Pero eso va a ser materia de las conclusiones a las que se llegue después de las investigaciones que se hagan”, indicó el funcionario, quien anunció que en los próximos días se habilitará un espacio en el sitio web del organismo para que las personas afectadas puedan canalizar sus reclamos. Asimismo, aclaró que, por ahora, el único procedimiento para renunciar a un partido es concurriendo personalmente a las oficinas regionales del Servel.

Fuentes al interior del organismo señalan que todavía no hay una cifra concreta de personas afectadas, pero insisten en que, por una parte, “muchas personas no leían lo que estaban firmando, o no se comunicaba con claridad, desde los partidos, lo que estaban solicitando”.

Es decir, hubo una confusión entre las firmas de patrocinio y las firmas que implican afiliación a un partido. Y de esta manera se produjo una “militancia no consentida”. Así, por ejemplo, en la página de Facebook del Movimiento Autonomista (MA), que pertenece al Frente Amplio, hay personas que reclaman haber firmado en apoyo a Beatriz Sánchez, para “darle una oportunidad” y que, a partir de esa suscripción, aparecen militando en un partido del conglomerado. Ante estos casos, desde el Movimiento Autonomista aseguran que siempre la información fue entregada con total claridad.

Mientras desde el Servel insisten en que el error parte por los votantes, poniendo como ejemplo que antes de las primarias se desafiliaron unas 300 personas que revisaron su situación en la página web, desde los partidos apuntan a la institución pública, encargada de los procesos eleccionarios.

Desde el Frente Amplio expresaron que tienen la información de casos de “independientes que aparecían como militantes de Chile Vamos o el Frente Amplio, mientras que muchos militantes pertenecientes al Frente Amplio reclamaron que en sus locales de votación se les entregó la cédula presidencial de independientes. Este desorden profundiza la desconfianza de la ciudadanía en la política y como Frente Amplio tenemos que dar el ejemplo en los estándares que ponemos. Llamamos al Servel a investigar a fondo cada una de estas denuncias y desde ya comprometemos toda nuestra colaboración para solucionar los casos denunciados”, dice Rodrigo Echecopar, timonel de Revolución Democrática (RD)

Militantes fantasma

Tanto en RD como en el MA habilitaron secciones en sus páginas webs para recibir los reclamos y entregarlos al Servel.

En la misma línea de culpar al Servel, reaccionan desde el Partido Humanista (PH), otra colectividad que pertenece al Frente Amplio. Octavio González, presidente de la colectividad, asegura que el padrón utilizado por el organismo no ha sido transparentado en su totalidad. “Es necesario que el Servel aclare cuál es el padrón. Muchas de estas personas inscritas pueden corresponder a gente que está incluida en el padrón histórico, que se mantenía antes del refichaje. Después del refichaje es posible que el Servel no los haya borrado. Son militantes fantasmas y este problema puede afectar a todos, desde la UDI hasta la Nueva Mayoría.

El PH fue el que encabezó las desafiliaciones en el contexto de las primarias del 2013 y se cuestionó públicamente su manera de reclutar militantes, que en algunos casos firmaban por causas de interés público y luego aparecían inscritos en sus registros. Por eso, en la colectividad cambiaron totalmente el proceso de afiliación, que ahora incluye la huella dactilar de la persona, una declaración jurada y la fotocopia de la cédula de identidad.

Con este aval, Octavio González desmiente categóricamente los rumores que apuntan a su partido como el grupo del Frente Amplio que concentra las inscripciones irregulares. En cambio, vuelve a disparar contra el Servicio Electoral. “Faltó una capacitación más completa a los vocales desde el Servel. En el caso del Distrito 11, votaron poco más de 18 mil personas en la primaria del Frente Amplio, sin embargo, en la primaria parlamentaria aparecen votando casi 50 mil personas. Es decir, los vocales entregaron la cédula a personas que votaron en la primaria de Chile Vamos”, aseguró.

Por ahora, el Servel no tiene un límite perentorio para entregar los resultados de la investigación, pero el director Raúl García se comprometió a finalizar “en el plazo más breve posible”.

Por Felipe Saleh para elmostrador.cl

/psg