“La República Popular Democrática de Corea [nombre oficial del país] se convirtió en un imponente poder nuclear con el más poderoso de los ICBM (misil balístico intercontinental, por sus siglas en inglés) capaz de golpear cualquier parte del mundo“, celebró con grandilocuencia este martes la cadena estatal KCNA. Sin embargo, aunque el Hwasong-14 ha elevado la tensión y la preocupación de la comunidad internacional, todavía se toman con cautela los resultados del nuevo ensayo militar del régimen de Kim Jong Un.

Fuentes estadounidenses y japonesas reportaron que el misil voló por unos 40 minutos y alcanzó una altura de 2.500 kilómetros, cubrió una distancia de 930 kilómetros y superó toda marca previa de las fuerzas norcoreanas.

La televisión surcoreana destacó el nuevo alcance de los misiles de la dictadura comunista

La televisión surcoreana destacó el nuevo alcance de los misiles de la dictadura comunista

Por su parte, los medios locales anunciaron cifras levemente más efectivas: una altura de 2.802 kilómetros y una distancia de 933 kilómetros, en 39 minutos.

Este tipo de ensayos son realizados con el ángulo más elevado posible, por lo que la capacidad de distancia es mucho mayor a la mostrada.

David Wright, codirector del Programa de Seguridad Global de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad, consideró que las evaluaciones del tiempo de vuelo y distancia sugieren que el cohete podría tener un alcance máximo de aproximadamente 6.700 kilómetros en una trayectoria estándar.

(Reuters/KCNA)

(Reuters/KCNA)

Con esa distancia, ya sería suficiente para ser considerado un misil intercontinental, ya que la categoría corre a partir de los 5.500 kilómetros. No obstante, la mayoría de este tipo de cohetes alcanza o supera los 10.000 kilómetros. Por ello, Rusia se mostró escéptico sobre las capacidades del Hwasong-14. “Los parámetros de vuelo se corresponden con las características de un cohete balístico de alcance medio”, señaló un comunicado del Ministerio de Defensa.

Objetivos dentro de su rango

En la prueba misilística del 14 de mayo pasado, Corea del Norte ya había logrado ponerse a tiro de la isla de Guam, territorio no incorporado de Estados Unidos en el Pacífico, donde está ubicada una base militar.

Anchorage, la ciudad más poblada de Alaska, está a menos de 6.000 kilómetros de las bases norcoreanas

Anchorage, la ciudad más poblada de Alaska, está a menos de 6.000 kilómetros de las bases norcoreanas

Este nuevo cohete, que cayó en el Mar de Japón, ahora amenaza con poder alcanzar parte del territorio continental de los EEUU, aunque solo una parte. “El rango mostrado no sería suficiente para alcanzar los 48 estados inferiores o las grandes islas de Hawaii, pero permitiría que llegue a cualquier parte de Alaska“, explicó Wright.

Las declaraciones de Pyongyang acerca de que pueden atacar cualquier lugar en el mundo son, claro está, un delirio. Pero aunque hay que tomarlas en serio, no dejan de ser un ‘farol'”, dijo el vicepresidente del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma o Cámara de Diputados de Rusia, Alexéi Chepa.

Alcanzar Seattle, por ejemplo, una ciudad con 700.000 habitantes en Washington, no estaría dentro del rango del Hwasong-14: a sus presuntos 6.700 kilómetros de alcance le faltarían otros 1.500 para golpear la ciudad. A su vez, San Francisco, también en la Costa Oeste, estaría totalmente fuera de posibilidad: está a unos 9.000 kilómetros de las bases de Kim Jong Un.

/gap