El ex ministro Geddel Vieira Lima, un político del entorno más cercano al presidente brasileño, Michel Temer, fue detenido este lunes en el marco de la investigación de una trama corrupta en un banco estatalDe acuerdo a lo que informa el periódico brasileño O Globorecibió sobornos por USD 6 millones.

Según las autoridades, el arresto de Vieira Lima también se debió a que se sospecha que realizaba maniobras para obstruir la acción de la Justicia en ese asunto, que se refiere a supuestos desvíos de dinero de la Caixa Económica Federal, una de las más importantes entidades financieras del Estado.

La detención de Vieira Lima coincidió con la decisión de la Comisión de Ética de la Presidencia de la República de iniciar una investigación sobre su actuación como ministro de la Secretaría del Gobierno de Temer, a la que renunció el año pasado acorralado por un escándalo de supuesto tráfico de influencias.

Michel Temer, presidente de Brasil (AFP)

Michel Temer, presidente de Brasil (AFP)

Ambos casos no están relacionados y el asunto que llevó este lunes a su detención se refiere a hechos ocurridos durante 2016, cuando además de desempeñarse como ministro de Estado estaba a cargo de una de las vicepresidencias de la Caixa Económica Federal.

El arresto de Vieira Lima ocurre en vísperas de que la Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara de Diputados inicie un trámite para determinar si procede una denuncia por “corrupción pasiva” que la Fiscalía ha presentado contra el propio Temer.

Por normas constitucionales, ese comité parlamentario analizará la procedencia de la denuncia en primer término, luego remitirá el caso al pleno de la cámara y, si lo avalaran al menos dos tercios de los 513 diputados, la Corte Suprema quedará autorizada a iniciar un juicio de carácter penal contra el mandatario.

Si la denuncia fuera finalmente acogida por el Supremo, Temer será suspendido de sus funciones durante los 180 días que duraría el proceso y su cargo sería ocupado en forma interina por el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia.

Temer sería destituido si fuera hallado culpable, y el Congreso debería convocar a las dos cámaras legislativas para una elección indirecta, en la que los parlamentarios escogerían al responsable de gobernar el país hasta el 1 de enero de 2019, cuando vence el actual período presidencial.

No obstante, si Temer fuera absuelto, recuperaría el poder para concluir entonces el mandato.

/gap