El ex futbolista inglés Frank Lampard, legendario jugador de la Premier League por ser el máximo goleador histórico del Chelsea, quedó envuelto en un escándalo tras alquilar una de sus casas, ya que su residencia se convirtió estudio de filmación de películas porno y en un lugar de venta de cocaína.

Según reveló el periódico The Sun, el ex jugador del New York City FC de la Major League Soccer (MLS) no tenía conocimiento sobre el uso que se le daba a la propiedad ubicada en el barrio londinense de Fulham, valuada en 2,5 millones de dólares, que tenía en alquiler.

El reportaje reveló que Lampard, de 39 años, quien se retiró del fútbol profesional el pasado mes de febrero, le había alquilado el inmueble a una mujer de nombre, Davina Ward, una mujer de 37 años que dice ser entrenadora de fitness y fisioculturista.

Las imágenes de Davina Ward tomadas por The Sun desde el interior de la casa de Lampard

Las imágenes de Davina Ward tomadas por The Sun desde el interior de la casa de Lampard

Davina Ward le alquiló una propiedad a Frank Lampard y la convirtió en una “cueva del sexo”, según The Sun

Davina Ward le alquiló una propiedad a Frank Lampard y la convirtió en una “cueva del sexo”, según The Sun

Sin embargo, The Sun accedió con una cámara oculta a la propiedad y encontró que en las habitaciones había látigos, trajes de cuero y columpios sexuales, entre otros elementos para filmar películas para adultos. “Se ofrecen cocaína y otras drogas sin tapujos”, denunció el periódico.

El jugador surgido del West Ham, quien actualmente vive con su esposa Christine Bleakey y sus hijos a sólo tres kilómetros de la casa que alquilaba, se mostró sorprendido por los acontecimientos y sacará a su polémica inquilina de inmediato. Tampoco se descarta que inicie acciones legales contra ella.

/gap