Hace doscientos años, en su guerra de independencia (las más larga del continente), los venezolanos se mataban entre sí con  gran ferocidad. El país padeció largos periodos de dictadura hasta bien entrado el siglo XX y por ello arribó muy tarde al orden constitucional.

Hace doscientos años, en su guerra de independencia (las más larga del continente), los venezolanos se mataban entre sí con  gran ferocidad. El país padeció largos periodos de dictadura hasta bien entrado el siglo XX y por ello arribó muy tarde al orden constitucional. La realidad hoy en día es de tensión y de una crisis que toca por igual a todos los sectores, económico, social y político.

1-Crisis social y política-

Las estrategias de Nicolás Maduro para mantenerse en el poder, como la reciente convocatoria a una Constituyente,  han desatado protestas  de rechazo exigiendo la salida de Nicolás Maduro desde el 1 de abril y una escalada represiva, dejando ya la cifra de 90 muertos. 

Sin el liderazgo de Chávez, sin el apoyo incondicional de sus propios seguidores,como es el caso de Luisa Ortega, la verdadera piedra en el zapato de Maduro, que ha demostrado el quiebre dentro del chavismo,  el presidente le ha entregado cada vez más poder a los militares. Mientras, el rechazo a su gobierno aglutina a más del 80 por ciento de los venezolanos.

2-Pugna de poderes y fracaso del diálogo-

El choque de poderes es constante desde enero del año pasado, cuando la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) tomó el control del Poder Legislativo tras 17 años de hegemonía chavista. El TSJ, acusado por la oposición de servir al presidente Nicolás Maduro , declaró en desacato a la cámara y anuló todas sus decisiones, por haber juramentado a tres diputados acusados de fraude electoral.

Tras fracasar el intento de convocar al referéndum revocatorio, gobierno y oposición iniciaron un diálogo político en octubre pasado con acompañamiento del Vaticano y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), pero la MUD lo congeló en diciembre. La alianza opositora acusó al chavismo de incumplir acuerdos en cuanto a la definición de un calendario electoral y la liberación de un centenar de disidentes presos.

3-Crisis económica-

La caída de los precios del petróleo desde 2014 castigó a la economía venezolana, que recibe 96% de sus divisas de la exportación de hidrocarburos.

Si examinamos las cifras económicas, Venezuela se parece a los países azotados por las guerras civiles.

Se estima que su economía, que en el pasado fue una de las más ricas de América Latina, se contrajo en un 10 por ciento en 2016, más que la de Siria. Se estima que la inflación superará un 720 por ciento, casi el doble que Sudán del Sur (que ocupa el segundo lugar en la lista de países con mayor tasa), lo que ha convertido al bolívar en una divisa casi sin valor.

4-Desabastecimiento-

En Venezuela, que cuenta con las reservas probadas de petróleo más grandes del mundo, la escasez de alimentos es tan aguda que tres de cada cuatro ciudadanos han adelgazado de forma involuntaria, con una pérdida de peso promedio de 8,5 kilos en 2016, según  un sondeo.

5-Impunidad y Derechos humanos-

El diagnóstico hecho por Amnistía Internacional es bastante negativo, que apunta a que el país está atravesando una de las peores crisis de derechos humanos en su historia reciente y una de las peores en todo el hemisferio.

“En Venezuela se están violentando todos los derechos de las grandes mayorías, los derechos civiles y políticos, con las limitantes en la libertad de expresión, la represión, y la militarización que encuentra la gente en las calles cuando se manifiesta pacifícamente. Pero también se están violentando los derechos más básicos, los derechos económicos, sociales y culturales, la gente ni siquiera tiene garantizada el derecho a la alimentación, a la salud, y cubrir las necesidades básicas”, dice Erika Guevara, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

Hace doscientos años, en su guerra de independencia (las más larga del continente), los venezolanos se mataban entre sí con  gran ferocidad. El país padeció largos periodos de dictadura hasta bien entrado el siglo XX y por ello arribó muy tarde al orden constitucional. La realidad hoy en día es de tensión y de una crisis que toca por igual a todos los sectores, económico, social y político.

1-Crisis social y política-

Las estrategias de Nicolás Maduro para mantenerse en el poder, como la reciente convocatoria a una Constituyente,  han desatado protestas  de rechazo exigiendo la salida de Nicolás Maduro desde el 1 de abril y una escalada represiva, dejando ya la cifra de 90 muertos. 

Sin el liderazgo de Chávez, sin el apoyo incondicional de sus propios seguidores,como es el caso de Luisa Ortega, la verdadera piedra en el zapato de Maduro, que ha demostrado el quiebre dentro del chavismo,  el presidente le ha entregado cada vez más poder a los militares. Mientras, el rechazo a su gobierno aglutina a más del 80 por ciento de los venezolanos.

2-Pugna de poderes y fracaso del diálogo-

El choque de poderes es constante desde enero del año pasado, cuando la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) tomó el control del Poder Legislativo tras 17 años de hegemonía chavista. El TSJ, acusado por la oposición de servir al presidente Nicolás Maduro , declaró en desacato a la cámara y anuló todas sus decisiones, por haber juramentado a tres diputados acusados de fraude electoral.

Tras fracasar el intento de convocar al referéndum revocatorio, gobierno y oposición iniciaron un diálogo político en octubre pasado con acompañamiento del Vaticano y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), pero la MUD lo congeló en diciembre. La alianza opositora acusó al chavismo de incumplir acuerdos en cuanto a la definición de un calendario electoral y la liberación de un centenar de disidentes presos.

3-Crisis económica-

La caída de los precios del petróleo desde 2014 castigó a la economía venezolana, que recibe 96% de sus divisas de la exportación de hidrocarburos.

Si examinamos las cifras económicas, Venezuela se parece a los países azotados por las guerras civiles.

Se estima que su economía, que en el pasado fue una de las más ricas de América Latina, se contrajo en un 10 por ciento en 2016, más que la de Siria. Se estima que la inflación superará un 720 por ciento, casi el doble que Sudán del Sur (que ocupa el segundo lugar en la lista de países con mayor tasa), lo que ha convertido al bolívar en una divisa casi sin valor.

4-Desabastecimiento-

En Venezuela, que cuenta con las reservas probadas de petróleo más grandes del mundo, la escasez de alimentos es tan aguda que tres de cada cuatro ciudadanos han adelgazado de forma involuntaria, con una pérdida de peso promedio de 8,5 kilos en 2016, según  un sondeo.

5-Impunidad y Derechos humanos-

El diagnóstico hecho por Amnistía Internacional es bastante negativo, que apunta a que el país está atravesando una de las peores crisis de derechos humanos en su historia reciente y una de las peores en todo el hemisferio.

“En Venezuela se están violentando todos los derechos de las grandes mayorías, los derechos civiles y políticos, con las limitantes en la libertad de expresión, la represión, y la militarización que encuentra la gente en las calles cuando se manifiesta pacifícamente. Pero también se están violentando los derechos más básicos, los derechos económicos, sociales y culturales, la gente ni siquiera tiene garantizada el derecho a la alimentación, a la salud, y cubrir las necesidades básicas”, dice Erika Guevara, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

1-Crisis social y política-

Las estrategias de Nicolás Maduro para mantenerse en el poder, como la reciente convocatoria a una Constituyente,  han desatado protestas  de rechazo exigiendo la salida de Nicolás Maduro desde el 1 de abril y una escalada represiva, dejando ya la cifra de 90 muertos. 

Sin el liderazgo de Chávez, sin el apoyo incondicional de sus propios seguidores,como es el caso de Luisa Ortega, la verdadera piedra en el zapato de Maduro, que ha demostrado el quiebre dentro del chavismo,  el presidente le ha entregado cada vez más poder a los militares. Mientras, el rechazo a su gobierno aglutina a más del 80 por ciento de los venezolanos.

2-Pugna de poderes y fracaso del diálogo-

El choque de poderes es constante desde enero del año pasado, cuando la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) tomó el control del Poder Legislativo tras 17 años de hegemonía chavista. El TSJ, acusado por la oposición de servir al presidente Nicolás Maduro , declaró en desacato a la cámara y anuló todas sus decisiones, por haber juramentado a tres diputados acusados de fraude electoral.

Tras fracasar el intento de convocar al referéndum revocatorio, gobierno y oposición iniciaron un diálogo político en octubre pasado con acompañamiento del Vaticano y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), pero la MUD lo congeló en diciembre. La alianza opositora acusó al chavismo de incumplir acuerdos en cuanto a la definición de un calendario electoral y la liberación de un centenar de disidentes presos.

3-Crisis económica-

La caída de los precios del petróleo desde 2014 castigó a la economía venezolana, que recibe 96% de sus divisas de la exportación de hidrocarburos.

Si examinamos las cifras económicas, Venezuela se parece a los países azotados por las guerras civiles.

Se estima que su economía, que en el pasado fue una de las más ricas de América Latina, se contrajo en un 10 por ciento en 2016, más que la de Siria. Se estima que la inflación superará un 720 por ciento, casi el doble que Sudán del Sur (que ocupa el segundo lugar en la lista de países con mayor tasa), lo que ha convertido al bolívar en una divisa casi sin valor.

4-Desabastecimiento-

En Venezuela, que cuenta con las reservas probadas de petróleo más grandes del mundo, la escasez de alimentos es tan aguda que tres de cada cuatro ciudadanos han adelgazado de forma involuntaria, con una pérdida de peso promedio de 8,5 kilos en 2016, según  un sondeo.

5-Impunidad y Derechos humanos-

El diagnóstico hecho por Amnistía Internacional es bastante negativo, que apunta a que el país está atravesando una de las peores crisis de derechos humanos en su historia reciente y una de las peores en todo el hemisferio.

“En Venezuela se están violentando todos los derechos de las grandes mayorías, los derechos civiles y políticos, con las limitantes en la libertad de expresión, la represión, y la militarización que encuentra la gente en las calles cuando se manifiesta pacifícamente. Pero también se están violentando los derechos más básicos, los derechos económicos, sociales y culturales, la gente ni siquiera tiene garantizada el derecho a la alimentación, a la salud, y cubrir las necesidades básicas”, dice Erika Guevara, directora para las Américas de Amnistía Internacional.