Con un inédito despliegue de cuatro ministros de Estado en el Congreso, este martes el Gobierno de Michelle Bachelet logró blindar a una de sus más cercanas, la ex titular de Justicia Javiera Blanco, al lograr el rechazo del informe presentado por la comisión investigadora del Sename II que la acusaba de “negligencia inexcusable”.
El lobby ejercido en la Cámara de Diputados por parte de Nicolás Eyzaguirre (Segpres), Paula Narváez (Segegob), Rodrigo Valdés (Hacienda) y Claudia Pascual (Mujer), tuvo sus frutos: el único parlamentario oficialista en votar a favor del proyecto fue Ramón Farías (PPD), presidente de la instancia.

Sin embargo, no es la primera vez que Bachelet sale en defensa de su aliada más cercana dentro de su círculo político.

Subsecretaria de Carabineros e incidente con Girardi

Abogada de la Universidad Católica y magíster en Gestión y Políticas Públicas de la Universidad de Chile, Blanco comenzó su carrera en 1998 como investigadora y posteriormente gerenta de Proyectos de la Fundación Paz Ciudadana.

Gracias a su desempeño en el área de la seguridad, la Presidenta Michelle Bachelet, en ese entonces iniciando su primer Gobierno, la nombra subsecretaria de Carabineros, la primera mujer en asumir ese puesto.

Mientras ejercía este cargo, en 2008, Blanco protagoniza un criticado episodio junto al senador PPD Guido Girardi. El parlamentario llamó a la entonces subsecretaria para reclamar por un “trato inadecuado” de parte de dos funcionarios de Carabineros, quienes habían multado a su chofer por conducir a 136 kilómetros por hora en la Ruta 68.

Blanco inició una investigación que terminó en una anotación negativa en las hojas de vida de los dos carabineros, hecho que fue ampliamente criticado y por el que incluso se pidió su salida. Las aguas se calmaron unos días después, luego de que el general director de Carabineros, Eduardo Gordon, revocara la sanción.

Tras esto, Blanco permaneció en su cargo hasta el fin del primer periodo de Bachelet. A inicios de este año, en tanto, se dio a conocer un listado de personas que recibieron sobresueldos en Carabineros a través de gastos reservados. El nombre de Blanco aparecía en la lista, en el contexto de su periodo como subsecretaria de este organismo.

Vocera del comando de Bachelet

Durante la administración Piñera, la abogada volvió a la Paz Ciudadana, esta vez como su directora ejecutiva. Asimismo, fue consejera de Comunidad Mujer y directora de las fundaciones Paternitas y Proyecto B. Ad portas de la elección presidencial de 2013, el nombre de Javiera Blanco resonaba como una de las figuras que estaban siendo evaluadas para unirse al comando de la campaña de Bachelet, que se presentaría por segunda vez como candidata a La Moneda.

De hecho, en enero de ese año la revista Qué Pasa destacó la cercanía que ambas habían logrado luego de que la Mandataria la designara como ministra en campaña, tras el terremoto de Tocopilla en 2007, y después como enlace con la familia del general director de Carabineros Alejandro Bernales, luego de que éste falleciera en un accidente aéreo en Panamá.

En julio de 2013 Blanco respondió a los llamados de Bachelet y se integró a su comando como vocera, en reemplazo de la ex ministra Romy Schmidt.

La ministra Blanco

De nuevo en La Moneda, Bachelet nombró a Blanco como ministra del Trabajo y Previsión Social en marzo de 2014 y posteriormente como titular de Justicia en 2015.

Fue en esta cartera donde la abogada enfrentó sus mayores crisis políticas, las cuales la llevaron finalmente a renunciar a su cargo en octubre del año pasado: las altas pensiones en Gendarmería, los errores en el padrón electoral del Servel y el Registro Civil y las muertes de niños en el Sename.

Blindada por Bachelet

A sólo meses de su renuncia por los escándalos que la llevaron incluso a ser interpelada en el Congreso, la Mandataria la designó como consejera del Consejo de Defensa del Estado (CDE), cargo vitalicio cuyo sueldo bordea los $8 millones, sin perjuicio de que pueda seguir ejerciendo de forma privada como abogada.

Ante las acérrimas críticas que el nombramiento desencadenó, incluso desde el propio CDE, Bachelet salió en defensa de Blanco y afirmó que “he realizado ese nombramiento en virtud de mis facultades como Presidenta, después de evaluar distintas alternativas y conversarlo también con el presidente del CDE (…) Creo que la calificación profesional de Javiera Blanco va a ser un aporte a la labor del Consejo”.

Este episodio se suma al ocurrido ayer, en el que parlamentarios del oficialismo y la oposición acusaron de potentes presiones por parte de ministros en el Congreso, al parecer enviados personalmente por la Mandataria, para rechazar el informe de la comisión investigadora del Sename II que responsabilizaba a Blanco por la crisis en el organismo.

/gap