La joven paseó “como Dios la trajo al mundo” por la ciudad de Praga, República Checa. Para su sorpresa, y la de los autores de este “experimento social”, quienes transitaban por las calles a esa hora, simplemente, se mostraron indiferentes.

/psg