Pese a las reiteradas promesas del gobierno de que la economía tendría “brotes verdes”, la desaceleración aparece, como un fantasma, en cada entrega mensual del Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) del Banco Central.

La última cifra dada a conocer ayer, que corresponde al mes de mayo, indica que la economía chilena apenas creció 1,3%, mostrando que no existe el repunte prometido y, que por el contrario, sigue en un punto casi muerto.

De hecho, las cifras son más dramáticas aún si se toma la variación de los últimos ocho meses, en que la economía sólo ha crecido 0,4%, con caídas de -1,4% en febrero pasado y -0,3% en octubre.

Valdés: “El 1,3% es mucho mejor que el 0% del primer trimestre”

El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, en tanto, pide ver el “vaso medio lleno”, ya que el 1,3% de mayo es “mucho mejor que el 0% del primer trimestre”.

A su juicio, ello es señal de que la economía se está “moviendo un poco mejor y todo hace presagiar que este mejoramiento va a ir gradualmente acentuándose”. El ministro volvió a mirar optimista el futuro al señalar que “sin duda deberíamos avanzar más para el segundo semestre, todos esperamos eso (…) hay muchos indicadores que apuntan en esa dirección, desde la bolsa, las importaciones. Es cierto que las expectativas han estado volátiles, pero al final si uno toma el conjunto de antecedentes, todo apunta a una mayor actividad”.

El “vaso medio” lleno de Valdés contrasta con el “medio vacío” que ven los especialistas, que hablan de un crecimiento “decepcionante”. Cristóbal Gamboni, Hermann González, Waldo Riveras y Jorge Selaive, del BBVA, recalcaron que el 1,3% “decepciona las expectativas” y que fueron “las cifras sectoriales de mayo, especialmente las relativas al sector comercio, las que levantaron significativamente las proyecciones de crecimiento del mercado en los últimos días”.

Desde marzo de 2014, Chile ha crecido 1,8% y los 35 países de la OCDE 3,3%

Los resultados económicos durante tres años del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet muestran que el PIB sólo ha crecido 1,8% desde que asumió en marzo de 2014 y hasta marzo de 2017.

  Esa cifra es casi la mitad del 3,3% que creció, en promedio, la economía de los 35 países de la OCDE, que son los más desarrollados del mundo. Incluso, un país con estructura productiva similar a la de Chile, como Perú, creció casi el doble al alcanzar 3,4% durante este período  de gobierno.

Cecilia Cifuentes, investigadora del ESE Business School de la Universidad de Los Andes, afirma que “crecer menos que los países más desarrollados es definitivamente un resultado malo. Es probable que las próximas cifras para Chile sean algo mejores, pero aun cuando se recuperen tasas entre 2,5% y 3%, no deberían las autoridades darse por satisfechas, sigue siendo malo. Bajar la vara significa también bajar la vara de las mejoras en reducción de pobreza y en lograr mayor equidad”.

En cambio, la realidad durante el gobierno anterior fue completamente contraria, ya que Chile con su crecimiento sobre 5% se ubicó primero en la lista de todos los países de la OCDE.

“Las cifras ustedes la conocen, hasta ahora el crecimiento promedio del país ha sido del 5,8%, y para el período, si hacemos una estimación de este año 2013, vamos a estar por encima del 5,5%, eso nos pone en el primer lugar de los países de la OCDE”,señalaba Sebastián Piñera en noviembre de 2013.

Por Uziel Gómez Padrón para ellibero.cl

/psg