Al menos diez personas resultaron heridas y varias quedaron atrapadas al derrumbarse un
edificio en la ciudad de Kananga, en el centro de Filipinas, tras un terremoto de 6,5 grados en la escala Richter.

El sismo se situó a 3,2 kilómetros al noreste de Masarayao, en la provincia de Leyte, y a 12,3 kilómetros al noreste de Ormoc.

El movimiento telúrico tuvo una profundidad de 6 kilómetros en el epicentro, sin que se declarara alerta de tsunami.

/gap