Las terribles agresiones físicas y sicológicas que Valentina Henríquez denunció haber sufrido durante su pololeo con el cantante de Los Tetas Camilo Castaldi, más conocido como Tea Time, han provocado un nuevo debate sobre la violencia contra las mujeres.

El asunto fue tratado en Hola Chile. En el matinal de La Red Camila Recabarren entregó un crudo testimonio. La ex Miss Chile reveló que sufrió acoso sexual desde los 8 a los 15 años por parte de un tío y en su familia no la apoyaron. Estas fueron las palabras de la ex reina de belleza de 26 años:

Camila Recabarren: “La gente normaliza, la familia normaliza estos temas. A ver, ¿sabes qué pasó una vez? Ya, filo. Lo voy a contar. Que una niña, no sé, ponte tú, cuenta un abuso de un pariente y la familia, es que en todas las familias hay un tío que siempre toca a la sobrina”

Julia Vial: “Un tío ‘toquetón’, como le dicen”

Recabarren: “Y como que normalizan ese tema. Y es súper grave eso. Entonces, yo de verdad…”

Eduardo de la Iglesia: ¿Y a ti te pasó?”

Recabarren: “Y sí, me pasó”

Vial: “¿Qué edad tenías?”

Recabarren: “Lo estoy contando, pero bueno, lo voy a pasar rápido nomás”

De la Iglesia: “Tranquila. Cuenta lo que tú quieras. No te sientas presionada”

Recabarren: “No es eso”

De la Iglesia: “Es relevante el como se normaliza”

Recabarren: “A ese punto quiero ir, mejor”

Julia Vial: “Pero para entender un poco. ¿Qué edad tenías, más o menos?”

Recabarren: “Fueron muchos años. Por eso era el perdón que hablaba la otra vez. No era por el papá de mi hija. Yo creo que todos se imaginaban eso. No, pero me causó mucho cuidado. Y ahora, cuando grande, lo veo y digo cómo la familia te puede normalizar estos temas que, de verdad, te marcan la vida. De verdad te la marcan”

De la Iglesia: “Y una persona que tiene mucho acceso a la intimidad de tu familia. Entra a tu casa, me imagino, sin problemas”

Recabarren: “Pero no sé si han escuchado eso de que en todas las familias hay un tío que toca. Y cuando te toca, y no llegó a ser un abuso sexual, es como ‘te tocó nomás, da lo mismo’”

Vial: “¿Lo hablaste con alguien? Porque también es un tema que…”

Recabarren: “Es que no voy a entrar en detalle”

Vial: “Es que, cuando eres chica, no te atreví a hablarlo. A todas las mujeres nos ha pasado que hemos sido víctima de algún tipo de violencia, o en la calle, o en la familia, o en el colegio. En algún momento. Y es tanto el shock que no te da para comentarlo, no te da para hablarlo”

Alexandra Vidal, sicóloga invitada al panel: “Es que te quiero ayudar en algo, porque es un tema súper peligroso de tratar de hablarlo. Y es un tema muy invalidante. Y es un tema que deja muy marcadas a las mujeres que son abusadas. Y a mí me cuesta mucho trabajar con pacientes así. Pero quiero decir algo. No es que se normalice.

“Te voy a explicar algo, las pacientes sienten mucha rabia con su madre, porque cuando le cuentan a la madre que fueron abusadas por su tío más cercano, altiro le bajan el perfil, como dice la Camila, como que lo normalizan. Siempre detrás de un abuso, y que la madre no se hace cargo, es porque la madre, casi siempre, fue abusada. Y como que también fue abusada, como en el fondo no ha trabajado su tema, no es capaz de verlo y enfrentarlo con su hija. Y es así.

“Entonces, hoy día hay más comunicación, se explica mucho más. Pero también hay muchos miedos de perder a la familia y de enfrentar. Y generalmente la paciente siente mucha rabia por dos razones. Una, porque no fue escuchada por sus padres, especialmente por su madre. Y dos, porque se sienten culpables de que ellas fueron, ellas creen que lo provocaron. Y tres, llevan el tema de haber sido abusadas”

De la Iglesia: “Es tremendo lo que estamos hablando. Y es tremendo ver la carta de Camila Moreno. En tu caso, ¿hablaste con tu familia? ¿Expresaste lo que te había sucedido? Porque como que lo normalizaron. ‘En todas partes pasa…’”

Recabarren: “Ellos no me respondieron eso. Se transformó en un tema tabú y no se habló nunca más. Y mi dolor es que quizás abusó de muchas niñas. O sea, él tenía acceso. ¿Por qué cargo yo con esto? Porque quizás abusó de muchas niñas también. El tenía acceso a trabajar en un colegio. Ese el tema porque hoy me siento culpable”

Vial: “¿Por qué? ¿Porque debiste haber hecho algo más para que él no tuviera contacto con otros jóvenes?”

Recabarren: “Claro. Es por el mismo tema que hablamos. La gente normaliza esto. Only acá en Chile. Entonces, ¿de qué sirve a uno contar esto? Si no te van a pescar. No hay apoyo”

Julia Vial: “Yo concuerdo contigo, Cami, porque cuando uno sabe esta información, por miedo, uno bloquea. Como pariente, bloquea frente a un tema como este, la misma víctima bloquea un tema así”

Sicóloga: “Tú, cuando tuviste síntomas, sentiste como la sensación de abandono, ¿te acuerdas? Hay un comportamiento, porque eras chica”

Recabarren: “No, es que no fue una vez, fueron…”

Sicóloga: “No, sí, pero en todo ese tiempo yo creo que tuviste una conducta, un cambio. O sea, no puedes haber sido la misma niña”

Recabarren: “No. Yo creo que de ahí en adelante me puse muy a la defensiva. Tampoco se me ha ido quitando. Es un tema todavía muy”

Sicóloga: “¿Y nunca trabajaste ese tema?”

Recabarren: “No, me lo normalizaron. Como sentí que, lo bloqueé nomás”

Sicóloga: “¿Qué te dijeron?”

Recabarren: “Nadie me apoyó, nadie hizo nada. Yo lo conté a los quince años. Y esto venía pasando desde los ocho”

De la Iglesia: “Desde los ocho a los quince viniste pasando esto. ¿Y nadie nunca te defendió?”

Recabarren: “Y gracias a Dios no fui la única. Es que no fui la única con esta persona. Y ahí como que me creyeron. Porque sentí que, como al principio, que no me creían”

Vial: “Te cuestionaron”

Sicóloga: “¿Eso te dolió, que no te creyeran?”

Recabarren: “Sí poh”

Vial: “Sí poh, si es tan fuerte, y logras tener la valentía de contarlo a tus personas más cercanas, yo entiendo que la primera reacción es guardar la suciedad bajo la alfombra y hacer como si nada hubiera pasado”

Recabarren: “Lo justificaron por el tema del alcohol”

Vial: “Ah, borrachito”

Recabarren: “(A su hija) La estoy empoderando. La estoy haciendo una niña súper segura. Y crear esa confianza de que me cuente cuando eso suceda”

Vial: “¿Hubiera sido reparador que te hubieran creído desde un comienzo?”

Recabarren: “No, más que eso, al menos yo me desahogué en su momento”

De la Iglesia: “Cami, ¿cómo crees tú que te definió como persona, como mujer, esto que tú viviste? En qué te ha dejado una herida, y como te ha definido como mamá ante la Isabella”

Recabarren: “No, a mí me marcó eso. Yo creo que lo voy a llevar toda la vida. No sé… Y nada, con mi hija cambiar esta historia y que nunca, ojalá, le pase. Pero si le llegara a pasar, pucha, voy a estar ahí apoyándola todo el rato. Y hacer todo lo que se debe hasta al final, llevarlo a la Justicia, no sé. Y si a alguna de las chicas de mi entorno le pasa, lo mismo. Por eso me duele tanto cuando la justicia no se pronuncia en estos casos. Y en el caso de Valentina, en el caso de Tea Time, no le crean (al hombre)”.

/psg