Pasaron ocho meses exactos desde que Evolución Política (Evópoli) proclamó a Felipe Kast como candidato presidencial, dejando la conducción del partido. El 6 de noviembre del año pasado, así, Jorge Saint-Jean pasaba de la secretaría general a asumir la presidencia de la colectividad. “Desde marzo que estoy pensando en dejar este cargo”, es lo primero que dice.

El jueves, mientras salía por la prensa defendiendo a rajatabla a Kast ante los dichos de la líder de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, Saint-Jean ya comunicaba a la directiva una irreversible decisión. La senadora había planteado que era una “manzana calada” para Kast competir en el distrito de Las Condes, a lo que Saint-Jean dijo que ella le tenía “miedo” al ex precandidato, porque ganaba en cualquier parte. Saint-Jean -quien en 2013 fue el jefe de comunicaciones de la candidatura presidencial de Evelyn Matthei- dice que siempre ha salido a hablar por la prensa, directamente cuando cree que se “transgreden” mínimos del quehacer político, sobre todo, agrega, dentro de una coalición.

El jueves, cuando informó a la mesa su renuncia a la presidencia, conversó con La Tercera visiblemente afectado: “Es como dejar a un hijo… No es fácil cuando uno emprende otro viaje. Me acuerdo que, cuando era chico, en los aeropuertos se lloraba y se sacaban pañuelos. Yo creo que aquí más de una lágrima nos va a caer, porque esto no existía y hoy existe. Evópoli es importante para la centroderecha”.

Saint-Jean no era político, era productor musical. Sin embargo, fue uno de los fundadores, en 2012, del entonces movimiento que luego se convertiría en partido nacional en 2015. Negoció en la municipal, la primera contienda de Evópoli; lideró la composición regional, y hoy se sabe perfectamente el mapa electoral de los distritos del país. Es reconocido, además, por ser parte del “círculo de hierro” de Kast, pese a que no es uno de sus mejores amigos, como sí lo son Luciano Cruz-Coke o Hernán Larraín Matte.

Fue jefe de la campaña de Kast sólo una semana, y después, comenta, analizaron que la mejor estrategia era que Evópoli se posicionara en una vía distinta a la candidatura presidencial. Además, tenía en su horizonte una candidatura al Congreso por una diputación en San Miguel, pero dice que deja ese desafío.

“Me voy a Argentina”, comenta al terminar esta entrevista. Mañana, sin embargo, hará llegar una carta al Servel para formalizar esta renuncia. Y anoche, los militantes cercanos recibieron la noticia a través de WhatsApp.

/gap