“Yo me hago cargo. Soy dueña de mis silencios y responsable de mis palabras. Lo mío se llama franqueza en un país de mentirosos. Deploro que no pueda una especialista en siquiatría opinar como opiné yo”.

Estas son parte de las palabras de María Luisa Cordero en LUN, tras ser despedida este viernes de Chilevisión. La siquiatra había llegado en agosto del año pasado a Primer Plano, primero como invitada y luego como panelista.

Esta semana la doctora se refirió en el programa Sentido Común, de radio El Conquistador, al caso de Valentina Henríquez. La joven de 23 años denunció que recibió violentas golpizas por parte del cantante de Los Tetas, Camilo Castaldi -más conocido como Tea Time-, durante el año y medio en el que pololearon. Castaldi fue formalizado por “lesiones menos graves” y no puede acercarse a menos de 200 metros de Henríquez.

El caso se transformó en tema país, mientras que Cordero realizó comentarios como los Siguientes: “Ella tiene un trastorno limítrofe de la personalidad y tiene un lado sadomasoquista esa muchacha. Le gustaba el combo”, o “es una relación torcida sadomasoquista. Ella se calienta cuando le pegan”.

Por esto, Chilevisión anunció su desvinculación a través de un comunicado, explicando que “lamentamos que la Dra. María Luisa Cordero haya expresado, en medios de comunicación, opiniones que justifican y relativizan los actos de violencia contra mujeres en base a supuestas conductas y relaciones sadomasoquistas”.

En tanto, hoy la siquiatra comenta en el mencionado diario: “Ahora estamos como en la dictadura. Hay una híper sensibilidad y vehemencia para reaccionar. Es un cuadro sustitutivo de la enorme insatisfacción de la gente con los políticos. Y hay un doble discurso tremendo”.

/gap