El tablero político venezolano se estremeció con la excarcelación de Leopoldo López, el más notable de los opositores presos. ¿Por qué se tomó esta decisión justo en uno de los momentos más álgidos de la crisis? Aunque habrá que esperar próximos movimientos, lo cierto es que el gobierno retrocedió frente a lo que consideraba una línea roja, mientras que López echó atrás en cuanto a su determinación de salir de prisión solo con libertad plena y no bajo arresto domiciliario, como ocurrió. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) —acusado de seguir órdenes del gobierno— justificó su sentencia como una “medida humanitaria” por “razones de salud”, pero los motivos, según analistas, van al fondo del conflicto. Descompresión Venezuela vive desde el 1 de abril las mayores protestas contra el presidente Nicolás Maduro, que dejan 91 muertos y exigen su salida mediante elecciones generales. En medio de esa ofensiva, Maduro convocó a una Asamblea Constituyente, tensando la cuerda, pues la oposición la considera un fraude del mandatario para perpetuarse en el poder y por ello no participará en la elección de los asambleístas, el 30 de julio. La excarcelación de López —condenado a casi 14 años de cárcel— apuntaría a descomprimir el escenario, en el que el gobierno carga con una cuota alta de desprestigio por la “represión” contra manifestantes que denuncian sus oponentes. El objetivo del gobierno es “bajar la presión” y dar “mensajes de apertura”, dijo el analista Luis Vicente León. A su juicio, esto le conviene a un sector de la oposición, que entiende el riesgo de implicarse en un lucha sin cuartel y al final quedarse con las manos vacías. Es un “golpe de opinión que apunta a enfriar las protestas, que ya venían bajando en intensidad, y llegar con una imagen más decorosa a la elección de la Constituyente”, señaló por su parte el politólogo Luis Salamanca.

/gap