La vicepresidenta de la Fundación Chile Avanza, Cecilia Pérez reaccionó ante los dichos de la vocera de Gobierno, Paula Narváez quien en entrevista con La Tercera acusa que el candidato presidencial de Chile Vamos, Sebastián Piñera de “manipular la opinión pública” y habla sobre sus “límites éticos”.

“Es inaceptable la falta de respeto del Gobierno de la Nueva Mayoría, para atacar una vez más a un ex Presidente de la República y también para agredir la inteligencia de todos los ciudadanos. Están desesperados, tienen ataque de pánico y caen en intervencionismo electoral, porque cada semana los chilenos siguen fortaleciendo el liderazgo de Sebastián Piñera”, señaló Pérez.

“Lo único que puede explicar los dichos de la ministra Narváez es la desesperación por perder el poder” y además apeló al rechazo que tuvo el informe de la comisión investigadora por la muertes la interior del Sename en la Cámara de Diputados. “Perdieron toda cordura democrática y, por ejemplo, prefieren esconder sus errores y blindar a sus personeros más que proteger a los niños del Sename”.

En esa línea, añadió que, “los ministros no hacen su trabajo, se dedican al lobby para blindar a Javiera Blanco y también a caer en intervencionismo electoral”.

      “Durante toda la semana los propios dirigentes y parlamentarios de la Nueva Mayoría calificaron como ‘castigo’ a su candidato; criticaron el comando, la campaña y la falta de ideas de Alejandro Guillier, pero hoy la ministra Narváez despertó de ‘la siesta de Guillier’ para atacar nuevamente al Presidente Piñera (…) Están tan desesperados que la Nueva Mayoría vuelve a caer en la campaña sucia”, declaró.

 

“Por eso una mayoría amplia de chilenos rechaza este mal gobierno de la Nueva Mayoría, que ahora está en una etapa terminal de descomposición”, concluyó.

En tanto, desde Renovación Nacional la diputada Paulina Núñez también manifestó su rechazo ante las declaraciones de la secretaria de Estado:  Los únicos que han sobrepasado los límites éticos durante estos años de gobierno han sido los ministros de Bachelet, los parlamentarios de la Nueva Mayoría y la propia Presidenta en insistir en reformas que tienen al país estancado y retrocediendo.

/gap