Juan Véliz (48) trabaja en el equipo de aseo y ornato de la Municipalidad de Arica. El hombre tiene asignado el sector de los jardines de la conocida y turística avenida Comandante San Martín. Por eso, hoy fue uno de los primeros en ver los destrozos y fragmentos esparcidos por el pasto: “La verdad, era bien impresionante. Se veía mal. Altiro dimos aviso a la jefatura, porque esto debió ocurrir en la noche, cuando no anda nadie por acá”, contó, a medio camino entre la molestia e incredulidad. En ningún caso ajeno al hecho.

Se refería al monumento “A los bravos de Arica, cantemos”, que durante la noche fue atacado y destruido por desconocidos, lo que, conforme avanzó la jornada, fue generando una creciente ola de indignación en la zona, entre autoridades, uniformados y residentes.

Aquel homenaje a cuatro héroes del Asalto y Toma del Morro de Arica, ocurrido el 7 de junio de 1880, en la Guerra del Pacífico (ver recuadro), amaneció literalmente decapitado. Por alguna razón que se investiga, los bustos del coronel Pedro Lagos, del teniente coronel Juan José San Martín, del coronel Ricardo Silva Arriagada y del teniente coronel Luis Solo de Zaldívar fueron descabezados.

“Me parece una falta de respeto al ariqueño, ya que no se trata de militares y civiles, sino de la historia y orgullo de quienes vivimos en esta zona. No entiendo cómo hay gente que haga ésto, que no se valore ni se cuide lo nuestro”, dijo Fidel Ventura, residente del sector y quien desde su oficina tiene una vista privilegiada al maltrecho monumento.
/gap