“Despacito” sigue rompiendo récords en el mundo y va camino a superar marcas históricas para la música latina. Millones de personas en todo el mundo la cantan y bailan y aún quienes no gustan de ella sucumben a su ritmo, como lo demostró el video viral de los italianos de The Jackal.

Ahora, un productor musical cree haber encontrado una clave oculta para que su melodía sea tan pegadiza.

Nahúm García aseguró que el secreto está en el fraseo del estribillo, que rompe el ritmo de la canción. Más precisamente en la manera en la que Luis Fonsi pronuncia “Deees-paaa-cito“. En se preciso instante, la canción sale de su tempo, se rompe la métrica musical. Ese desfasaje es la “magia” detrás del éxito.

Así lo explicó García en una serie de tuits.

Os he hecho un croquis para que entendáis visualmente dónde reside la MAGIA de la parada del Despacito. De nada.

Os he hecho un croquis para que entendáis visualmente dónde reside la MAGIA de la parada del Despacito. De nada. pic.twitter.com/I6ckZwuCze

porque efectivamente, el tema rompe el ritmo en la parada y no entra de nuevo en el tiempo 1 del siguiente compás. Entra en un punto random.

Os he hecho un croquis para que entendáis visualmente dónde reside la MAGIA de la parada del Despacito. De nada. pic.twitter.com/I6ckZwuCze

Como bien han comentado varios, el efecto en cuestión sólo hacen en el primer estribillo, lo que tiene todo el sentido (1/2)

Os he hecho un croquis para que entendáis visualmente dónde reside la MAGIA de la parada del Despacito. De nada. pic.twitter.com/I6ckZwuCze

Porque una vez hecho el gancho, repetirlo en los siguientes quedaría demasiado redundante y sería más evidente: no es necesario (2/2)

Para que quede más claro, el sitio Gizmodo grabó la versión original de Despacito con un cencerro de fondo que marca el compás y deja expuesto el desfasaje en el estribillo.

Y luego grabó otra versión de cómo seria Despacito si respetara el tempo de la melodía como viene.

Por supuesto, el modo en que Fonsi silabea el “Deees-paaa-cito” tiene que ver con el concepto de la letra de la canción. Lo hace sólo la primera vez (en el resto de los estribillos entra a tempo), pero ese juego es suficiente para dejarnos enganchados. “No es casual. Lo han hecho porque tiene sentido con lo que están contando y porque con eso consiguen un gancho brutal con el estribillo”, explicó García, quien considera ese momento “una genialidad, la clave del tema“.

El crítico musical Robert Joffred escribió un largo texto para explicar el éxito de Despacito al público anglo en el que también resalta esa peculiaridad en el salto del tempo en el estribillo que llevan adelante Fonsi y Dady Yankee. Ese truquito, desde ya, hace muy difícil tocar el tema en vivo en un concierto, pues los músicos no pueden seguir el compás para acompañar a Fonsi (que por eso suele utilizar el playback).

Cuando las canciones respetan un patrón rítmico, nuestra mente es capaz de anticiparlo después de escucharla muchas veces, nuestro cerebro pierde el entusiasmo y deja de producir endorfinas. El estribillo de Despacito, en cambio, logra que la magia no se difume tan rápido.

/gap