El temor a la muerte es una experiencia común a todos los seres humanos, se la asocia con el dolor, la incertidumbre y el miedo. Sin embargo, una investigación realizada por psicólogos científicos de la Universidad de Carolina del Norte, EE.UU., muestra que las emociones que se sienten antes de morir suelen ser felices y positivas.

Los investigadores analizaron los escritos de numerosos enfermos terminales y entrevistaron a pacientes internados en unidades de cuidados paliativos y presos en espera de la aplicación de la pena de muerte. Sorprendentemente, en la mayoría de los casos, las sensaciones que reportaron los entrevistados fueron agradables.

El estudio demostró que las personas que efectivamente enfrentan una muerte inminente son mucho más propensas a describir la vivencia con palabras dulces y optimistas que quienes imaginan la cercanía de la muerte sin estar en riesgo.

Si bien los resultados no son concluyentes, la investigación puede echar un poco de luz sobre la misteriosa experiencia de morir.

/psg