Investigadores de la Universidad de Edimburgo (Escocia) han descubierto que la música es clave para la actividad del cerebro, ya que escucharla aumenta el vínculo estructural entre las áreas del cerebro que procesan el control de sonido y el movimiento, informa el portal Science Daily.

Durante el estudio, treinta voluntarios diestros fueron divididos en dos grupos y se les encargó que aprendieran una nueva tarea que implicaba secuencias de movimientos de los dedos con la mano izquierda. Un grupo aprendió la tarea con señales musicales y el otro sin música.

Después de cuatro semanas de práctica, ambos grupos de voluntarios completaron igualmente bien el aprendizaje de las secuencias de acuerdo con los investigadores. Sin embargo, una resonancia magnética demostró que el grupo que realizó el experimento con música mostró un aumento significativo en la conectividad estructural entre las regiones auditivas y motoras del lado derecho del cerebro. El grupo no musical, por su parte, no experimentó ningún cambio.

Los científicos escoceses creen que estudios más detallados sobre el tema ayudarán a determinar si la música puede ayudar a pacientes que, por ejemplo, hayan sufrido un accidente cerebrovascular en programas de rehabilitación.

/psg