El 8 de junio pasado el abanderado del PR, PS, PPD, PC, IC y MAS, Alejandro Guillier, presentó la nómina que compondría su tan esperado comando. Lo cierto es que uno de los nombres que generó un grado de incertidumbre dentro de la Nueva Mayoría fue el de quien asumiera como su vocera, la diputada PC Karol Cariola.

Entre los partidos que apoyan al candidato se entendió como un viraje hacia la izquierda producto de la aparición del Frente Amplio, liderado por los ex líderes estudiantiles, Giorgio Jackson (Revolución Democrática) y Gabriel Boric(Movimiento Autonomista), de modo de poder frenar una eventual fuga de votantes. Tanto fue así, que incluso la candidata presidencial de la DC, Carolina Goic, dijo que Guillier “se izquierdiza para competir con el Frente Amplio” y agregó que “no es casual que su vocera sea una chica comunista, una diputada comunista, Karol Cariola”.

Sin embargo, una vez realizadas las primarias y con los votos de las dos coaliciones que participaron sobre la mesa se habló de la necesidad de hacer cambios en la estrategia de campaña. Esto, porque Chile Vamos consiguió un millón 400 mil votos, donde el ex Presidente Sebastián Piñera le ganó con una amplia diferencia a Felipe Kast y Manuel José Ossandón; y el Frente Amplio consiguió sólo 320 mil votos consagrando a Beatriz Sánchez como la abanderada del conglomerado por sobre Alberto Mayol.

Los resultados de los comicios llevaron a la Nueva Mayoría a evaluar que la fuga no es por la izquierda, sino que hay que disputarle a la derecha el electorado de centro. El diputado “guillierista” Pepe Auth dijo que “la disputa de la Nueva Mayoría será con Piñera por el espacio de centro”.

Si bien en el oficialismo sienten que Karol Cariola es una “buena vocera” y ha conseguido un rol “preponderante” en la campaña, tiene flancos abiertos que -eventualmente- podrían hacer que parte del electorado no se sienta atraído por Guillier. “Karol es una muy buena vocera, pero tiene posiciones incómodas en algunos temas. Es importante contar con alguien que pueda entusiasmar y captar a electores cercanos a la DC, o independientes de centro”, dice un parlamentario de la Nueva Mayoría.

Karol Cariola, el PC y críticas a la Concertación

Uno de los temas que genera preocupación es el hecho que Cariola, por la falta de un generalísimo de campaña, en ocasiones asuma roles que “no le corresponden” transformándose en una de las caras más visibles de la candidatura. Esto complica -dicen-, porque en ocasiones sus posiciones con respecto a algunos asuntos son muy “distintas” a la de los otros partidos que apoyan a Guillier, como es el tema de la crisis en Venezuela. “Ella no ha sido capaz de condenar lo que sucede en el gobierno de Nicolás Maduro”, dice un parlamentario de la Nueva Mayoría.

El domingo la vocera de Guillier participó en el programa de Canal 13 “En Buen Chileno” donde es panelista Mariana Aylwin. La ex ministra de Educación no tuvo reparos en decirle que “la generalísima pareces tú” y agregó que “eres la persona más visible de la campaña, es más, creo que eres la que se ve con más ganas, porque la verdad es que se ven bien pocas ganas, incluido el candidato”.

Pero otro tema que sacó ronchas en la Nueva Mayoría fue la crítica que hizo la diputada comunista hace algunos días sobre que la Concertación administró el modelo de Augusto Pinochet. “Michelle Bachelet entrega un camino, ella inició un proceso que es inédito en Chile después de la dictadura, esos 25 años de democracia fue precisamente el continuismo de muchos gobiernos que lo que hicieron fue administrar la desigualdad, administrar el modelo, incluyendo el primer gobierno de Bachelet”, dijo a La Tercera.

Sus palabras, comentan en la Nueva Mayoría, podrían generar que parte del electorado que se sienta “orgulloso” de lo que hizo la Concertación se aleje de la candidatura de Guillier. “No son justas sus críticas”, comentan.

¿Le suma o le resta?

“El hecho que la diputada Cariola sea la vocera no es en modo alguno un impedimento para apuntar hacia el centro”, dice el ex subdirector de la Secom en el gobierno de Michelle Bachelet, Carlos Correa Bau, y agrega que “hay que medirla por su desempeño. Yo al menos, si bien no estoy de acuerdo con lo que dijo respecto de la Concertación -me parece un error grave-, pienso que ha sido bastante razonable”, pero además sostiene que “el problema de la candidatura de Guillier no es Karol Cariola, sino que le falta un relato para capturar a un público de centroizquierda, que pareciera por las encuestas no está logrando”.

Lo anterior tiene relación con el candidato Guillier desde enero hasta ahora ha tenido una baja significativa en los sondeos. En enero el senador marcaba un 22% de respaldo en la encuesta Cadem, esta semana sólo alcanzó un 9% de apoyo.

Para el analista político Max Colodro la presencia de Karol Cariola en el comando “más le resta que le suma”, ya que si bien “es un rostro atractivo, joven y que tiene un muy buen manejo político y comunicacional, es una señal muy sustantiva de que la campaña está más bien enfocada al votante de izquierda”. El académico de la Universidad Adolfo Ibáñez sostiene que “en la medida que se busca disputar el voto del Frente Amplio tiene sentido, pero si la necesidad es no perder votación de centro creo que puede ser contraproducente si no se equilibra con otra figura que busque compensar hacia el centro”. Pero además advierte que “si la disputa es la votación de centro, ella ha estado insistiendo en que la Concertación fue la administradora del modelo de la dictadura y ese es un discurso muy para la izquierda. Ese es un mensaje que tiende a alejar o a generar distancia en el voto de centro”.

En tanto, el académico de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, dice que luego de conocerse el resultado de las primarias “la vocería de Karol Cariola es innecesaria. Si se piensa que fueron a votar solamente 320 mil personas por el Frente Amplio entonces Guillier no corre peligro hacia la izquierda, pero si miramos las encuestas de opinión el rol podría ser muy relevante dado que todo indica que el aumento de Beatriz Sánchez va de la mano con la caída de Alejandro Guillier”. De esta manera expone que lo que debería hacer el senador es “hacer un comando de dos cabezas. Por una parte con una fuerte presencia de un partido de izquierda -en este caso Cariola representa muy bien al PC y además marca un quiebre generacional-, pero al mismo tiempo es muy necesario que el jefe programático asuma un rol más relevante. Si no, debería poner a un líder más moderado para representar a los electores de centro”.

Por último, Morales agrega que “Guillier tiene organizado su equipo de campaña como si estuviese en una elección primaria, pero esto también se entiende porque está recolectando las firmas y para hacerlo requiere del PC, que es un partido disciplinado y que le va a asegurar llegar a la meta. Ahora, una vez que ese propósito se cumpla, recién Guillier va a poder avanzar hacia electores moderados bajándole las luces a Cariola y levantándoselas a alguien que sea capaz de conquistar a los electores de centro”.

Por Carmen Novoa V. para ellibero.cl

/psg