La nave espacial Juno de la NASA en órbita sobre la Gran mancha Roja de Júpiter

La misión Juno de la NASA ha conseguido completar su primer vuelo sobre la Gran Mancha Roja de Júpiter, una tormenta gigantesca, incluso más grande que la Tierra, que perdura desde hace cientos de años. La agencia espacial estadounidense ha informado de que todos los instrumentos científicos de la sonda y su cámara, llamada JunoCam, estaban operando durante el sobrevuelo, por lo que la nave podrá enviar datos e imágenes de lo que vio a la Tierra en cuestión de días.

«Durante generaciones, personas de todo el mundo y de todos los sectores de la vida se han maravillado por la Gran Mancha Roja», dice Scott Bolton, investigador principal de Juno del Southwest Research Institute de San Antonio. «Ahora vamos a ver cómo es esta tormenta de cerca».

La Gran Mancha Roja es una tormenta de 16.000 kilómetros de ancho que ha sido monitoreada desde 1830 y que posiblemente haya existido durante más de 350 años. En los tiempos modernos, parece estar encogiéndose.

La Gran Mancha Roja, comparada con la Tierra
La Gran Mancha Roja, comparada con la Tierra

Juno alcanzó perijovio (el punto en el cual una órbita se acerca al centro de Júpiter) durante la madrugada del 11 de julio (hora peninsular española). Se situó a unos 3.500 kilómetros sobre las cumbres de las nubes del planeta. Once minutos y 33 segundos más tarde, Juno había cubierto otros 39.771 kilómetros, y estaba pasando directamente por encima de las nubes ardientes y rojas de la Gran Mancha Roja. La nave espacial voló a unos 9.000 kilómetros sobre las nubes de esta icónica tormenta.

Juno fue lanzada el 5 de agosto de 2011, desde Cabo Cañaveral, Florida. Durante su misión de exploración, Juno se ha elevado sobre las nubes de las nubes del planeta tan cerca como a 3.400 kilómetros. Hace unos días, registró un año en su órbita, en la que ha recorrido ya 114,5 millones de km. La misión pretende escudriñar la oscurecida cubierta de nubes de Júpiter y estudiar sus auroras para aprender más sobre los orígenes, la estructura, la atmósfera y la magnetosfera del planeta.

Los primeros resultados científicos de la misión Juno muestran el planeta más grande de nuestro sistema solar como un mundo turbulento, con una estructura interior intrigantemente compleja, auroras polares enérgicas y enormes ciclones polares.

/psg