ste sábado, la Confech realizará una plenaria ad portas del inicio de la votación de la reforma a la educación superior en la sala de la Cámara y analizará la agenda de este segundo semestre.
Uno de los temas que ya se anuncian en la agenda tiene que ver con las movilizaciones y el desgaste que han venido sufriendo en el último tiempo.

El 2006 fue el primer año de marchas masivas, tomas y paros que se extendían por largos periodos. El 2011 el movimiento volvió a tomar un impulso y, a veces, las convocatorias superaron las 100 mil personas sólo en Santiago. Sin embargo, este año las marchas han declinado.

Según Daniel Andrade, presidente de la Fech y vocero de la Confech, explicó que una de las razones de la baja convocatoria tiene que ver “con la desilusión de muchos en cuanto a las promesas de la Nueva Mayoría y de la derecha. Eso desanima a cualquier persona”.

El dirigente remarcó que existía buena convocatoria hasta que “se inició un proceso de criminalización y las marchas se volvieron violentas. De hecho, a la última fue poca gente, pero terminó con incidentes”.

/gap