OAS solía ser desconocida para gran parte de los chilenos hasta que La Tercera publicó que Marco Enríquez-Ominami viajó en un jet privado brasileño, junto a uno de los ejecutivos de la mencionada empresa.

De hecho, Augusto César Ferreira e Uzeda, el ex director de asuntos internacionales de la empresa constructora OAS, reconoció que el jet privado que utilizó el candidato presidencial del PRO durante la campaña de 2013 prestaba servicios para la constructora brasileña y que le fue cedido por decisión de la compañía que dirigía entonces Léo Pinheiro, quien hoy está condenado a 18 años de presidio en Brasil, en el marco de la Operación Lava Jato, el escándalo de corrupción política y empresarial que llevó a la suspensión del cargo y a la apertura de un juicio político en contra de la Presidenta Dilma Rousseff.

A casi cuatro meses de que Reportajes diera a conocer que Enríquez-Ominami había empleado entre julio y noviembre de 2013 el jet brasileño matrícula PR-TAP para realizar tres giras nacionales de campaña, Augusto Uzeda, como prefiere que lo llamen, abordó el tema.

“Lo que puedo asegurar es que el avión que utilizó Marco Enríquez-Ominami fue el avión que usaba regularmente OAS en el Cono Sur. No puedo decir cómo se le entregó a Marco, porque eso fue una decisión institucional”, afirma Uzeda.

Fueron en total 231 vuelos en Chile los que hizo el candidato del PRO y miembros del comando en este jet, según el informe que entregó la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) a solicitud de la fiscal de la Centro-Norte, Ximena Chong

En la contabilidad de OAS Chile, la fiscalía encontró la prueba física de algo que ya preveía. Dos facturas -una de enero y otra de febrero de 2013- por un total de 125 mil dólares (unos 59 millones de pesos de la época), de la sociedad Cono Sur Research Spa, cuyo representante legal es Cristián Warner, estrecho colaborador de Marco Enríquez-Ominami

BACHELET

 

Y esta semana, Por orden de Fiscalía, la Policía de Investigaciones ordenó allanar este martes las oficinas en Chile de la empresa brasileña OAS, en el marco de la investigación por supuestos aportes irregulares a la campaña presidencial de Michelle Bachelet.

El viernes pasado, a las 10.20, la jefa de la Unidad de Alta Complejidad de la Fiscalía Centro Norte, Ximena Chong, llamó por teléfono al juez del Séptimo Juzgado de Garantía, Ponciano Salles, y le pidió autorización para allanar tres oficinas de OAS en Santiago e incautar sus registros contables desde 2012 a 2015, según consgina La Tercera.

El operativo concretado la tarde de ese día se habría realizado en el marco de la investigación por presuntos delitos tributarios, fraude de subvenciones electorales e infracción a la Ley de Donaciones, que estarían ligados al uso de un avión privado en la campaña presidencial de Marco Enríquez-Ominami, en 2013.

El mismo día en que un reportaje de la última edición de la revista Veja de Brasil señaló que la campaña de la Presidenta Michelle Bachelet habría recibido financiamiento de la constructora OAS, investigada por corrupción y financiamiento irregular de campañas políticas en el marco del caso Lava-Jato en Brasil, en Chile la fiscal Chong pidió al abogado de OAS en Chile, Francisco Cox, que entregara voluntariamente los registros contables.

Así quedó consignado en el escrito en el que el juez autorizó la orden de entrada, registro e incautación. En ese texto se indica que “se señaló que desde las 13.11 horas del martes 31 de enero se solicitaron formalmente los antecedentes contables de la empresa OAS Chile Ltda. al señor Bruno Hartkoff, gerente legal de OAS (matriz Brasil), quien el miércoles 1 de febrero respondió que están providenciando con urgencia la entrega a través de su abogado en Chile Francisco Cox, sin que hasta la fecha se materialice”.

El escrito continúa con que “la última comunicación se produjo ayer (jueves) al mediodía, oportunidad en que el referido profesional chileno (Cox) señaló que la entrega se materializaría dentro de dos semanas, por razones de recopilación, las que, dadas las diligencias referidas precedentemente, no parecen atendibles”.

De acuerdo al magistrado, la justificación para no entregar todavía la información solicitada por la fiscalía “lleva a este sentenciador a estimar que existen antecedentes suficientes de una dilación injustificada de los antecedentes requeridos, que pudieran traer como consecuencia la alteración de datos o el ocultamiento de información relevante”.

Por estas razones, el juez resolvió entregar la orden de allanamiento de los “registros contables físicos y su documentación de respaldo digital, con relación a tres domicilios donde existen antecedentes contables, correspondiente a OAS Chile entre los años 2014 y 2015”.

Según otro documento firmado por el mismo juez esa jornada, se autorizó la ampliación de la incautación. El escrito dice que “siendo las 16.40 horas (del viernes 3 de febrero) me comuniqué telefónicamente con la fiscal Ximena Chong, quien me expuso que durante la diligencia de incautación autorizada se presentó la necesidad de incautar otros objetos, cuya existencia se desconocía al solicitar la primera autorización”.

Así, el magistrado agregó que “respecto al domicilio de Monjitas 527 (…), además de la documentación indicada en la resolución: evidencia informática consistente en un CPU, un servidor y un notebook de propiedad de OAS Chile, respaldo digital de la contabilidad correspondiente a los años 2012 y 2013, carpetas con comprobantes de compras 2012 y 2013, carpetas con documentos legales, arriendo de inmuebles, servicios y misceláneos, y en general todo antecedente o documento de la empresa vinculado a los hechos investigados”.

En el caso de la oficina ubicada en Ciudad Empresarial, el juez autorizó incautar “los respaldos que mantenga la empresa Pro Redes, referido a los años 2012 y 2013”.

Y desde la oficina ubicada en Lampa, determinó que también la PDI se podía llevar “documentos contables, facturas y contratos correspondientes a los años 2012 y 2013, y en general todo antecedente o documento de la empresa vinculado a los hechos investigados”.

PIÑERA

OAS Chile formó parte de la Cámara Chilena de la Construcción entre 2009 y 2014 y ha tomado importantes proyectos de infraestructura en Chile, como por ejemplo, el Puente Chacao, elegido el mejor diseño ingenieril del 2016 por la firma americana, Bentley Systems.

En el año 2013, la licitación fue obtenida por la empresa OAS en un 49%, junto a la empresa coreana Hyundai. Al ganar la licitación, el consorcio prometía una demora de 79 meses, lo que corresponde a un poco más de 6 años. Sin embargo, a tres años de su adjudicación aún no han comenzado la obra. De hecho, la empresa brasileña puso a la venta su participación en el proyecto.

Por otra parte, la multinacional también ha participado en otros proyectos en Chile. El primero fue el 2008 con la construcción del recolector de aguas servidas del Mapocho de Aguas Andinas, que condujo por primera vez las aguas servidas a la planta La Farfana. Poco después, la empresa brasilera tuvo problemas legales con Aguas Andinas por otros proyectos adicionales, lo que fue resuelto a través de un arbitraje por parte de la abogada Olga Feliú, según informó Canal 13. También se adjudicó luego la licitación que construiría el Hospital de Rancagua por el consorcio, formado por OAS, Comsa y la constructora Echeverría Izquierdo, el año 2009. Sin embargo, abandonó el proyecto en febrero del año pasado.

Como puede verse, todos estos últimos proyectos se los adjudicó en el gobiernode Sebastián Piñera

 

LAS REDES

Por ejemplo, Alusa Engenharia, que cambió hace poco su nombre a Alumini Engenharia S.A., contaba al menos hasta el 2005 con representantes en nuestro país, donde opera como Alumini Ingeniería Limitada. Actúa en el área energética y ha trabajado en obras para Transelec y Escondida.

También se puede contar la multinacional de origen italiano Techint Ingeniería y Construcción S.A.. Sus inicios se remontan a 1945 y se encarga del diseño y producción de acero. En Brasil está siendo investigada y en Chile tiene más de 60 años, y diversas formas jurídicas. La principal es Techint Chile S.A. Entre sus servicios está el diseño y construcción de plantas de procesamiento de minerales, sistema de agua de transporte y mineroductos. En los ‘50s construyó el acueducto Las Vegas Valparaíso (70 km.) y en consorcio con Fluor Chile S.A. prestó servicios para Pascua Lama de Barrick gold.

Desde los ‘90s está la constructora Andrade Gutiérrez S.A., que cuenta con una sociedad con la  firma brasileña Etege-Empreendimentos Técnicos de Engenharia e Estudos Ltda. Con ellos formó la empresa Eléctrica Alto Cachapoal. En 1996, en Chile contaban con un capital declarado de 2 mil 190 millones de dólares y en 1998 aumentó a 20 millones de dólares.

La Construtora Norberto Odebrecht en nuestro país se llama Construtora Odebrecht Chile S.A., y cuenta con capital suscrito de 20 mil millones de pesos. Está en sociedad con la firma brasileña CBPO Engenharia Ltda. Sus primeras operaciones tuvieron lugar en 1980, y se formó la Constructora Odetec Limitada, de la que se retiró en 1986.

La Construtora Queiroz Galvao S.A.: la “Sucursal Chile S.A.” fue constituida en 1997 y operado con proyectos justo fuera de la ciudad de San Fernando (en la zona del río Tinguiririca). Su representación desde el 2013 está en manos de chilenos.

A_UNO_275518

Una de las constructoras que tiene más operaciones en Chile es Mendes Junior Trading Engenharia S.A.. Está en nuestro país hace más de 30 años y ha participado en proyectos de expansión minera, como en Los Bronces y Collahuasi entre otros. También ha estado en la construcción de las líneas del Metro y del aeropuerto de Concepción. En el 2003, se supo que donó 100 millones de pesos al Ministerio de Obras Públicas, en el marco del caso MOP Gate, supuestamente a petición del ex ministro del ramo Carlos Cruz, bajo el gobierno de Ricardo Lagos. En 2008, quien oficiara como ministra en visita de la causa, Gloria Ana Chevesich, criticó en un fallo de sobreseimiento la actitud del gerente general de la firma.

Skanska Brasil Ltda. es en realidad sueca, pero su filial en Brasil está bajo sospecha. Han constituido distintas empresas de inversión para obras públicas, de las cuales algunas se han ido. Las filiales con sede en Suecia y en Brasil tienen  a Skanska Infraestructura Investment Chile S.A., que contaba con un capital pagado y suscrito de 18 mil 808 millones. Se están retirando de América Latina.

Por cierto que se encuentra OAS, la que creó su agencia Chile en el 2007. En el 2008, contaba con un patrimonio declarado de 234 mil dólares, el que aumentó luego de dos años a 20 millones 234 mil dólares, luego en 2015 aumento´a 50 millones 834 mil dólares. Con la empresa chilena Echeverría Izquierdo formó Consorcio Hospital de Rancagua S.A. que construyó el centro asistencial, con algunos contratiempos.

En el 2014, OAS, junto a Hyundai Engineering & Construction Co. Ltda, y Dr. Ing A.AAS Jakobsen AS formó Consorcio Puente Chacao S.A. con unos 18 mil millones de capital. Hoy, aparte de su vinculación con el caso de corrupción, sufre una crisis económica.

emol/the clinic

/GAP