Qué pasaría si cada vez que tuvieras relaciones sexuales sintieras un intenso dolor en la cabeza. Como ese que te da después de un fin de semana de mucha fiesta. ¿Te conformarías con un dedeo mediocre en lugar de esa sensación de que te va a explotar la cabeza después de tener un orgasmo?

Para muchas personas, esto es un problema real. En el Reino Unido, el periódico Sun informa que Lucinda Allen, de 38 años, se quedó paralizada y en silla de ruedas después de tener un accidente cerebrovascular después de tener un orgasmo con su marido. Después de que la llevaron al hospital, la pusieron en un coma inducido y le realizaron una cirugía de emergencia en el cerebro para aliviar la presión en su cerebro. Posteriormente, las pruebas revelaron que había sobrevivido a una serie de ataques.

“Nadie habla del dolor de cabeza después del orgasmo”, le dijo al Sun. “Pero gracias a lo que me pasó, ahora tengo la misión de crear conciencia de cómo este dolor puede ser una señal de advertencia de una inminente hemorragia cerebral”.Los accidentes cerebrovascular post-orgasmo son extremadamente raros, pero los dolores de cabeza asociados con la actividad sexual (HSAs, por sus siglas en inglés) se cree que afectan a aproximadamente al 1 por ciento de las personas (aunque la cifra verdadera puede ser mucho mayor ya que muchas personas no se lo mencionan a su doctor). Y aunque no sufras de ningún daño duradero, aún así puede ser extremadamente aterrador y angustiante.

/gap