¿Qué animal posee ocho patas, es invertebrado, tiene aspecto de oso, mide sólo 0,5 mm y es prácticamente indestructible?

La respuesta la reveló el zooólogo Johann August Ephraim Goeze en 1773. Se trata del tardígrado, un animal comúnmente llamado “oso de agua”, que de acuerdo a un nuevo estudio será probablemente el último sobreviviente vivo en el planeta, cuando alguna catástrofe haya arrasado con los humanos, las plantas, el Sol muera y ya no exista agua sobre la faz de la Tierra.

Según la investigación, publicada en Scientific Reports por las universidades Oxford y Harvard, el microscópico animal sobrevivirá a cualquier riesgo de extinción, permaneciendo en el planeta al menos 10 mil años más. Esto, gracias a su comprobada resistencia, que le permite soportar temperaturas de hasta 150°C, el vacío del espacio, la presión de profundidades extremas bajo el mar e incluso vivir 30 años sin agua ni alimento, con una expectativa de vida de hasta 60 años.

Así, estas características hacen que el microscópico e indestructible animal pueda sobrevivir a catástrofes relacionadas con la astrofísica, como una supernova, el impacto de un asteroide o los rayos gamma. Es por ello que una vez que desaparezcan, ya no existirá vida en la Tierra.

/gap