Pablo Vargas, el bailarín que se hizo conocido en el programa “Rojo”, fue detenido esta mañana por presuntamente haber causado daños en un motel de Santiago tras haber bebido alcohol.

A raíz de esto, fue trasladado a la sexta comisaría de Recoleta, donde Intrusos de La Red lo captó detenido y gritando que todo se trata de una injusticia. A través de una puerta, el bailarín declaró a la prensa: “En Chile no hay justicia, ni te preguntan, te detienen, te golpean y te patean. Llegué al motel a pasar la caña y pedirle a un amigo que me fuera a buscarporque había bebido y no podía manejar. Y de repente aparecieron Carabineros de Chile con la dueña del motel, que primero que todo no tiene patente de alcohol, no sé por qué ella no está detenida y yo sí, acusando que yo había hecho algún daño y perjuicio. Que lo pruebe. Jamás. Yo pagué. Es un recinto privado y estaba esperando que me fueran a buscar y aquí estoy”.

Según el capitán de Carabineros, Carlos Fernández, Vargas fue detenido luego de que la dueña del motel los llamara acusando daños contra una barrera de contención del estacionamiento del motel hechos con el auto del artista. “Los daños no fueron evidenciados por Carabineros, solamente los registros los mantienen las personas del motel en sus cámaras de vigilancia (…) él se encuentra bajo los efectos del alcohol en grados aún no determinados“. Se negó a realizarse el intoxilyzer (test para determinar los grados de alcohol en la sangre).

“Es una detención ilegal porque no tienen fundamentos y me siguen maltratando”, acusó el bailarín desde la celda, asegurando que no sabía por qué lo detuvieron.

No hubo maltrato y está solo en un calabozo esperando a su control de detención. Fue detenido solo. Se encontraba un poco molesto, pero cooperó con la detención de Carabineros”, dijo el capitán.
/gap