Si hay un papel que brilló durante esta semana, es el de CAP. Después apreciaciones casi sostenidas –con la única excepción de la corrección del jueves– entre el lunes y el viernes, el papel metalúrgico alcanzó su precio más alto en casi dos años y medio.

Al cierre de la sesión de este jueves, el título vivió un salto de 6,94% que lo dejó cómodamente ubicado en los $7.394,9, un nivel que no registraba desde principios de septiembre de 2014. Y con esta expansión, la acción acumuló una importante alza de 18,56%, más que triplicando la valorización semanal del papel IPSA que le siguió.

Esto continúa el estelar desempeño de CAP, que lidera las apreciaciones en lo que va del año, dentro de la nómina del selectivo, con un salto de 54,92%. El año pasado cerró el periodo de doce meses con la misma ventaja: se valorizó un 178,16% durante 2016.

Estos avances se dieron a la par de un precio del hierro que también vivió una jornada ganadora en la Bolsa de Metales de Londres. Al cierre de hoy, el metal básico registró un alza acumulada de 5,39% en los últimos cinco días, marcando el alza más fuerte entre los commodities.

Mientras tanto, la Bolsa de Santiago se sumó al optimismo generalizado de la semana, anotando el viernes su cuarta sesión consecutiva de avances y retomando el nivel de los 4.300 puntos, que había perdido hace poco más de dos semanas.

Al cierre de la última jornada de la semana, el principal indicador de la rueda local, el selectivo IPSA, experimentó un alza diaria de 0,37% que lo dejó ubicado en las 4.312,23 unidades, acumulando una apreciación de 1,18% en la semana.