Ante la reciente y lamentable baja de calificación soberana de Chile por parte de la agencia Standard and Poors (S&P) desde AA- a A+ -el primer retroceso en un cuarto de siglo en este relevante ratingen nuestro país-, parece bastante evidente evocar la consabida frase de “a buen entendedor, pocas palabras” (o letras en este caso).

Roberto Darrigrandi U., carta al diario El Mercurio
Economista