Con guitarras, cánticos y usando gorros con los colores alusivos a la bandera y en un ambiente festivo millones de venezolanos acudieron este domingo a las urnas para participar en la consulta convocada por la oposición en la que los participantes tuvieron que responder a tres preguntas respecto a si rechazan el llamado del Presidente Nicolás Maduro a una Asamblea Constituyente, si el Ejército debe cumplir con la Constitución vigente y si aprueba llamar a nuevas elecciones.

Pese a que el gobierno ha insistido en que la votación no era vinculante y tampoco contaba con el aval del Consejo Nacional Electoral (CNE), la Carta Magna faculta al Parlamento, de mayoría opositora, a convocarla.

Maduro llamó a una votación el 30 de julio para elegir a los miembros de una asamblea especial que reformaría la Constitución de Venezuela de 1999. La oposición cree que el voto está estructurado de tal forma que los partidarios del gobierno serían la mayoría de la Asamblea Constituyente a fin de permitir a Maduro la eliminación de los pocos frenos existentes a su poder.

Maduro y las fuerzas militares dominan la mayoría de las instituciones estatales pero la oposición controla el Congreso y gobierna en tres de los 23 estados. La fiscal general de Venezuela recientemente rompió con el partido en el poder.

/gap