En enero el candidato presidencial del PS, PR, PPD, PC, IC y MAS, Alejandro Guillier, marcaba 24% de respaldo según la encuesta Plaza Pública Cadem. La semana pasada, sin embargo, llegó sólo a 9%. Pese a que el abanderado cuenta con el apoyo de casi todos los partidos de la Nueva Mayoría -menos la DC-, no ha podido mantener los números de popularidad. La falta de un generalísimo, un comando profesional y la izquierdización de la campaña, son algunas de las razones que entregan en el oficialismo para justificar la baja.

Lo anterior, sumado a que no ha podido llegar a un entendimiento sobre la estrategia de campaña con los partidos políticos -la semana pasada Guido Girardi dijo a la revista Cosas que “el comando necesita pasar de una etapa amateur a tener un comando más profesional”-, generó que comenzara a rondar entre las conversaciones de los parlamentarios la posibilidad de un “plab b” en el caso de que el senador no perseverara en la carrera y se habló incluso del eventual retorno del ex Presidente Ricardo Lagos. La publicación en los últimos días del artículo “Una mirada hacia el futuro“, firmado por el propio Lagos, generó en sus partidarios una cierta expectativa.

Pero la idea comenzó a tomar más fuerza cuando Guillier -justamente tras los dichos de Girardi- dijo que “yo escucho a toda la gente, pero yo soy un independiente y eso también lo tienen que asumir. Si no, busquen un militante”. Sus palabras hicieron crecer la incertidumbre a tal punto que hubo personas que le preguntaron al senador Girardi si era verdad que el PPD había iniciado conversaciones con el ex Presidente Lagos.

Así, fue el propio timonel del PPD, Gonzalo Navarrete, quien lo descartó ayer. “Nosotros entendemos que es un capítulo cerrado, el Presidente tomó una decisión, y ha planteado que él va a tener un apoyo desde el punto de vista de los contenidos, no ha existido esa conversación con Lagos y que él también la tiene descartada”.

Le dieron la espalda

Pero un resurgimiento de la opción presidencial de Lagos está lejos de ser una realidad. En su entorno sostienen que tras tomar la decisión de bajar su candidatura, una vez que el Partido Socialista -del que es militante- optara por apoyar a Alejandro Guillier, el ex Presidente sabía que era un viaje sin retorno. “No hay ninguna posibilidad de que Lagos vuelva, lo que él vivió fue algo muy determinante, a Lagos no sólo le dio la espalda la ciudadanía, sino que también su propio partido”, dice un ex colaborador de su campaña.

Lo anterior tiene que ver con que el ex Presidente nunca pudo remontar en las encuestas. Si bien anunció “estar disponible” para una candidatura a comienzos de septiembre, hasta el mismo día en que decidió bajarse -ocho meses después- marcó un 5% de respaldo. Pero además, el nivel de rechazo que presentaba en las encuestas, estuvo lejos de desaparecer; más bien aumentó mientras hizo campaña.

Lagos, en la encuesta CEP de noviembre de 2015 marcaba un 36% de aprobación y un 32% de rechazo, pero se instalaba como el cuarto personaje político mejor evaluado, y donde sólo lo superaba, entre los candidatos a La Moneda, el ex Presidente Sebastián Piñera. En la misma encuesta de julio-agosto 2016, cuando aún no decidía ser candidato, marcó números similares: un 35% de respaldo y un 30% de desaprobación.

El problema es que en la encuesta de noviembre-diciembre de ese año, cuando ya estaba desplegada su candidatura, pasó a tener sólo un 23% de apoyo y un 45% de rechazo, instalándose en el puesto número 15 de los personajes más valorados, superado por la mayoría de los candidatos presidenciales en ese tiempo, como Sebastián Piñera, Alejandro Guillier, Carolina Goic, José Miguel Insulza y Manuel José Ossandón.

De todas maneras, y pese a que dejó la carrera presidencial, en la CEP de abril-mayo de este año el ex Presidente siguió teniendo malos resultados: un 24% de apoyo y un 46% de rechazo. “La campaña en contra de Lagos fue brutal. Desde que apareció como candidato, el Crédito con Aval del Estado y el Transantiago no dejaron de ser los temas utilizados para desprestigiarlo. Se hizo una campaña en contra del ex Mandatario, lo que lo dejó muy mal posicionado”, comenta un cercano al ex candidato y agrega que “él sabe y es consciente del resultado de las encuestas: y más aún, con lo que pasó con el PS, no volverá a ser candidato”.

Estas mismas voces aseguran que la campaña de Lagos fue profesional, tuvo vocerías, un programa detallado, entrevistas en todos los medios que lo solicitaron y salidas a terreno, por lo que si en ese entonces no “prendió”, tampoco lo hará ahora.

El reconocido laguista y ahora parte del comité estratégico de Guillier, Sergio Bitar, dice que “en política uno es serio y Lagos lo es. Él tomó la decisión de que su contribución iba a ser desde las ideas, porque no estaban dadas las condiciones para avanzar en una campaña, por lo tanto, es una decisión profunda que continúa”. En cuando al resultado de las encuestas y el rechazo que persiste hasta hoy agrega que “con mayor razón, por eso no será candidato. No sólo porque es serio, sino porque sabe leer la realidad”.

“Laguistas” con Guillier

En algunos sectores de los partidos que apoyan al senador Guillier se considera fundamental el aterrizaje de los cercanos a Lagos a la candidatura presidencial. Esto, sostienen, tiene que ver con que todavía existe un porcentaje de electores que “quedaron viudos” tras la bajada del ex Presidente.

Lo cierto es que la incorporación ha sido lenta. Si bien ya hay algunos nombres que se han puesto a disposición, como el senador y ex jefe territorial de la campaña de Lagos, Carlos Montes, el ex ministro de Educación Sergio Bitar, o la diputada PPD Loreto Carvajal, aún se espera que puedan hacerlo otros.

El senador Guido Girardi, en una conversación con Guillier, propuso a Máximo Pacheco, ex generalísimo de Lagos, para cumplir un rol similar en su campaña, sin embargo, eso no se concretó, ya que el candidato lo habría descartado. De todas maneras, en el entorno de Pacheco dicen que no está pensando en sumarse por ahora a la candidatura.

Aún así, Bitar explica que hoy existe un “un grueso de gente que ha sido designada en el comando estratégico que en su mayoría estaba con Lagos. Nosotros somos gente de proyecto político, no de una persona determinada, acá no hay caudillismos”.

Eso sí, en cuanto a quién apoyará el ex Mandatario, si a Alejandro Guillier o a la abanderada de la DC, Carolina Goic, el ex ministro dice que “es una decisión de Lagos, yo comparto con él y haría lo mismo, la tarea principal es la unidad de la centroizquierda, entonces adelantar una apuesta a uno o al otro en el momento que se están produciendo los acercamientos en otras materias sería un despropósito”.

Por Carmen Novoa V. para ellibero.cl

/psg