Un estudio afirma que las largas jornadas laborales incrementan el riesgo de padecer fibrilación auricular, un tipo de arritmia. Pasar muchas horas en el trabajo pasa factura no solo a la vida social de los trabajadores, sino también a su salud. Según un estudio publicado en “European Heart Journal”, una jornada excesivamente larga puede ser mala para el corazón, tal como publica 20minutos.

En concreto, pasar más de 55 horas a la semana en el puesto de trabajo aumenta en un 40 % la probabilidad de sufrir pulso cardiaco irregular, un tipo de arritmia conocida como fibrilación auricular (FA). Palpitaciones, quedarse sin aliento o sentir mareos son algunos de sus síntomas.

Cerca de 85.500 hombres y mujeres de mediana edad de diversos países han participado en el estudio. Durante 10 años, los investigadores realizaron un seguimiento de los participantes y concluyeron que una media de 12,4 por cada 1.000 personas habían desarrollado la arritmia y, entre los que trabajaban 55 horas o más, la cifra ascendía a 17,6 por cada 1.000 personas.

Para Mika Kivimaki , director de la investigación e investigador de la University College de Londres, “estos hallazgos demuestran que las largas horas de trabajo están asociadas con un mayor riesgo de fibrilación auricular, la arritmia cardiaca más común”.

/psg