Fernanda Liberato vivió temporalmente en la ‘casa más vigilada de Brasil’, aunque ningún televidente tuvo el placer de ver todo lo que nos muestra en este ensayo, hecho especialmente para Bella Club. Fernanda Liberato, ex-participante de Big Brother Brasil 2016, es una mezcla deliciosa: es modelo, artista plástica y escritora. Publicó su libro ‘Sulco’, de cuentos eróticos y dice que las historias son una mezcla de la propia realidad con deseos picantes, percepciones de la rutina del otro con fantasías sexuales. En Bella Club, se quita toda la ropa y muestra que no solo el alma es linda, sino también el cuerpo –mix de poesía, provocación y la sensualidad de una mujer que sabe lo que quiere. Las fotos de Fernanda ya están disponibles. ¿A qué esperas para espiarla de cerquita y sin restricciones?

 

Nombre: Fernanda Liberato.
Fecha de nacimiento: 22 de abril de 1987.
Ciudad de residencia: São Paulo.

Medidas
Altura: 1,77 m.
Cadera: 96 cm.
Cintura: 62 cm.
Busto: 88 cm.
Pies: 36/37.

Participaste en Big Brother Brasil 2016. ¿Cuál es la mejor manera de lidiar con la falta de privacidad? ¡Adaptarse rápidamente y relajarse! Ser tú misma y procurar una nueva experiencia. Para mí se convirtió en una oportunidad de verme mejor.

¿Qué te irritaba más en la casa? Tengo problemas para dormir, a veces estaba tumbada, pero no estaba durmiendo y por la mañana cuando comenzaba a relajar el sueño, sonaba aquella alarma estridente que no paraba hasta que todos estuvieran en pie. ¡Eso me irritaba mucho! Ah, y quedarse en el grupo “sin nada” comiendo arroz, frijoles, huevos y goiabada.

¿Qué es lo que más te gustaba? La excitación de no saber lo que iba a pasar.

¿Qué mudó en ti después de salir de la casa? ¡Fue maravilloso participar en el programa justamente por eso! Me siento más libre en todos los sentidos. Siento que puedo hacer lo que quiera y deseo hacer muchas cosas. Cuando entré en la casa, no estaba en mi mejor momento personal, ya que me recuperaba de desventuras de la vida. Parece que la estancia en BB16 me quitó la energía mala y ahora me siento iluminada, ¡lista para todo!

¿Te arrepientes de alguna cosa? No. El momento es el momento.

¿Existe mucha envidia y preconcepto en este medio? Existe, pero lo importante es concentrarse en tu experiencia personal y canalizar las buenas energías.

¿Tus planes de futuro? ¡Formarme y trabajar mucho! Actuar en el cine, escribir libros, hacer exposiciones de mis cuadros. Quiero expresarme sobre la vida y afectar positivamente a las personas con eso, inspirarlas con mi trabajo. ¡Y viajar mucho!

¿Estás trabajando con algo diferente además de modelo? Además de modelo soy actriz, escritora y artista plástica.

¿Fue difícil desnudarse para posar? Al principio sí. Mis piernas temblaban. Normalmente me quedo desnuda, me cambio sin problemas frente a personas con las que trabajo, hago topless, no me importa si la ventana o la puerta están abierta… creo que la desnudez es natural y linda. Pero durante el ensayo estuve un poco nerviosa, aunque me encantase mucho. Sintonicé con el equipo. ¡Estoy feliz por representar el deseo femenino de mi tiempo e inspirar a muchas mujeres hacia la libertad sexual! Fue una experiencia excepcional, libre.

¿Qué haces cuando nadie mira? Pregunta curiosa… me gusta comer frutas con las manos, chuparme los dedos…

¿Qué te desanima en la cama? Penes no erectos, cuerpos fofos, falta de virilidad, mano sin gracia, eyaculación rápida, falta de contacto visual y verbal…

¿Cómo te enloquecen los hombres? Cuando me miman y son caballerosos. En el reino animal los machos y hembras hacen rituales de apareamiento. Ciertas cosas, para mí, no es que sean obligatorias, sino que forman parte de este ritual…´

En el sexo, ¿qué es lo mejor? ¡Llegar al orgasmo juntos! Es una sintonía completa.

¿Practicas deporte? Gimnasio, me encanta bailar, hago yoga, pasear al aire libre, bici… Me encanta ejercitarme en la naturaleza.

¿Qué poderes te gustaría tener? Me gustaría volar por los espacios y tiempos. Me encanta el cielo y la física cuántica.

Si pudieras pedir algo, ¿qué sería? Que todos los seres humanos se colocasen en la perspectiva de otros, para verse a sí mismos, y a partir de esa conciencia, elegir sus propias acciones.

¿Un fin de semana perfecto? En Bora Bora, con un hombre que me haga bien y por el que sienta mucho deseo.

Escribes cuentos eróticos. ¿Qué te impulsó a escribir? Fue algo que sucedió naturalmente. Siempre ayudé a mis amigos a escribir cartas para sus parejas. Cuando viví en Rio de Janeiro, la ciudad exhalaba sexo y a pesar de todo percibía que las mujeres no eran libres. Ahí comencé a escribir cuentos. El libro ‘Sulco’ fue fruto de ese momento. Es una mirada femenina de dentro y fuera, yo como mujer, observadora y escritora. Tal vez, por una síntesis de mezclas, preservé la subjetividad y la búsqueda de la libertad con diversos lenguajes.

¿Tus cuentos son fruto de la imaginación, basados en experiencias o fantasías sexuales propias? Son mezcla de todo. Todo lo que sé viene de fuera, si concibo el amarillo es por haber visto el color amarillo, pero sin haber probado nunca el pudin de coco consigo imaginar la textura y el sabor por concebir sus ingredientes.

¿Estuviste con algún famoso? Sí, algunos…

/psg