A pesar de la pública “indignación” de la Presidenta Bachelet por la crisis del SENAME, y que se manifestó en una publicitada reunión de la Presidenta con los tres poderes del Estado para abordar la grave situación que viven los niños en los centros de la institución, además de los llamados públicos a los parlamentarios para aprobar el proyecto de ley que pondrían fin al SENAME, la Presidenta Bachelet nuevamente demostró lo poco que le interesa el drama que viven los niños más vulnerables del país.

Lo anterior, debido a que a la vergonzosa operación de encubrimiento que realizó la Presidenta para salvar a su amiga la ex ministra Javiera Blanco de ser acusada, por la comisión investigadora de la Cámara de Diputados, por “negligencia inexcusable” por su actuar sobre el SENAME mientras se desempeñó como Ministra de Justicia y que significó el rechazo del informe de la comisión después de un año de intenso trabajo, hoy se suma una nueva decisión de la Presidenta que nuevamente deja al SENAME en el más profundo abandono.

Las platas no alcanzan

Conocida es la grave crisis económica que vive el país desde que asumió Michelle Bachelet, cuya administración ha aumentado la deuda pública del país a montos nunca antes visto en los últimos años.

Al respecto cabe mencionar que entre los años 2014-2017, el gobierno de Bachelet ha aumentado la deuda pública del país a más de 30.000 millones de dólares, lo cual, para hacerse una idea, equivale a todo el daño patrimonial producido por el terremoto de 2010.

330 millones de dólares para Gratuidad

Pese a lo anterior, el día de ayer el Gobierno presionó y logró, la aprobación en la Cámara de Diputados, el aumento de los recursos para la gratuidad universitaria, que ampliará su aplicación al 6° decil de la población, con un costo de más de 330 millones de dólares. La iniciativa se aprobó por 62 votos a favor, 41 en contra y 2 abstenciones.

Lo anterior significa que, en el contexto de una deuda pública creciente, se dejará sin recursos extras al SENAME para el 2018.

El mismo Ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, señaló que este aumento de la gratuidad se va a llevar prácticamente todos los nuevos recursos que tendrá la ley de presupuesto de 2018, por lo que cualquier reforma que se quiere hacer al SENAME deberá serlo sin, prácticamente, ningún peso extra.

Lo anterior, es una demostración más de que de la Presidenta Bachelet está más preocupada de cumplir sus promesas electorales, y salvar su imagen, que de pensar en las reales necesidades sociales del país, en donde, sin duda, la realidad de los niños más vulnerables que viven en los hogares del SENAME debería tener una prioridad relevante. Sin embargo, estos niños nuevamente quedarán postergados por la consideraciones político-electorales del gobierno.

/gap