El caso generó conmoción en Puerto Montt. Según la fiscalía, la noche del 23 de febrero de 2016, un hombre de 45 años discutió con su esposa y terminó amenazándola con matarla e incendiar la casa en que vivían junto a sus hijos.

Para ello, de acuerdo al Ministerio Público, el sujeto roció el inmueble con combustible y también a su mujer, pero la hermana de la víctima lo convenció de no encender los fósforos que tenía.

Casi un año y medio después, el imputado enfrentó un juicio y el lunes el Tribunal Oral en lo Penal de Puerto Montt informó que tras absolverlo de femicidio tentado, lo condenó a tres años de libertad vigilada por los delitos de incendio tentado y amenazas a los carabineros que intentaron sacarlo de la casa donde se parapetó.

Este martes, el fiscal del caso, Luis Llancaman, lamentó la decisión y explicó que tras revisar el fallo en detalle y conversar con la víctima, evaluarán recurrir de nulidad.

“No compartimos el dictamen. Esta fue una investigación larga y en el juicio presentamos peritajes y testimonios que dieron cuenta de que el agresor amenazó de muerte a su mujer y le lanzó combustible”, aseguró. Además, añadió el persecutor, durante una de las audiencias la víctima reveló que se habían registrado hechos de violencia previos y que debió irse a vivir a otra ciudad junto a sus hijos luego del traumático hecho vivido en febrero de 2016.

Sin embargo, el abogado Andrés Firmani, quien representó al acusado, subrayó que la fiscalía no pudo demostrar que su cliente roció con combustible a su esposa.

“Nunca hubo pruebas de eso. Ni siquiera los carabineros que detuvieron a mi representado pudieron afirmarlo, porque no tenía olor a combustible cuando lograron sacarlo de la casa”, recalcó.

/gap