Astrónomos de la Universidad de Kentucky han observado evidencias de impactos antiguos que se cree que han formado y estructurado nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Deborah Ferguson es la autora principal de un artículo publicado esta semana en el Astrophysical Journal con el título “Tomografía de la Vía Láctea con estrellas enanas K y M”.

Recoge la evidencia observacional de ondulaciones asimétricas en el disco estelar de nuestra galaxia, que durante mucho tiempo se pensó que era liso. Utilizando las observaciones del telescopio Sloan Digital Sky Survey (SDSS) en Nuevo México, Ferguson y sus colaboradores analizaron la distribución espacial de 3,6 millones de estrellas y encontraron ondulaciones que confirman el trabajo previo.

Estos resultados pueden ser interpretados como evidencia de impactos antiguos de la Vía Láctea, que podrían incluir una colisión con la gigantesca galaxia enana de Sagitario hace unos 8.500 millones de años.

“Se cree que estos impactos fueron los ‘arquitectos’ de la barra central y los brazos espirales de la Vía Láctea”, dijo la coautora Susan Gardner, del UK College of Arts and Sciences. “Así como las ondulaciones en la superficie de un lago liso sugieren el paso de un barco en la distancia, buscamos salidas de las simetrías que esperábamos en las distribuciones de las estrellas para encontrar evidencia de impactos antiguos. Encontramos evidencias extensas de la ruptura de todas estas simetrías y así construir el caso para el papel de los impactos antiguos en la formación de la estructura de nuestra Vía Láctea”.

“Tener acceso a millones de estrellas del SDSS nos permitió estudiar la estructura galáctica de una manera totalmente nueva, rompiendo el cielo en regiones más pequeñas sin perder estadísticas”, dijo Ferguson en un comunicado.

/psg