La base de MÁSCARA (Multi-site All-Sky CAmeRA), un cazador de planetas instalado en el Observatorio La Silla del European Southern Observatory (ESO), en Chile, ha obtenido su primera luz.

Esta nueva instalación buscará exoplanetas en tránsito (detectados a medida que pasan delante de sus brillantes estrellas anfitrionas) y creará un catálogo de objetivos para futuras observaciones de caracterización de exoplanetas.

MASCARA planet hunting system at ESO’s La Silla Observatory

En junio de 2016, aprovechando las excelentes condiciones de observación de los cielos del hemisferio sur, la ESO alcanzó un acuerdo con la Universidad de Leiden, en Países Bajos, para ubicar una base de MÁSCARA en el Observatorio La Silla.

Esta base, que acaba de realizar con éxito sus primeras observaciones de prueba, es la segunda en iniciar sus operaciones; la primera base está en el hemisferio norte, en el Observatorio del Roque de los Muchachos, ubicada en la isla de La Palma, en las Islas Canarias. Cada base contiene una batería de cámaras dentro de una cúpula con temperatura controlada que monitorizará casi todo el cielo visible desde su ubicación.

“Se necesitan bases en ambos hemisferios, el del norte y el del sur, para obtener cobertura de todo el cielo”, afirma en un comunicado el líder del proyecto MÁSCARA, Ignas Snellen, de la Universidad de Leiden, que explica que con la segunda base en la silla funcionando, se puede monitorizar “casi todas las estrellas más brillantes de todo el cielo”.

INSTRUMENTO COMPUESTO POR CINCO CÁMARAS DIGITALES

El diseño de MÁSCARA, muy compacto y de bajo coste, parece modesto, pero es innovador, flexible y altamente confiable. Compuesto por cinco cámaras digitales con componentes estándares, toma mediciones repetidas del brillo de miles de estrellas y utiliza un software para captar la leve disminución de la luz de una estrella que se da cuando un planeta pasa por delante de ella.

Este método de descubrimiento de exoplanetas se llama ‘fotometría de tránsito’. El tamaño y la órbita del planeta pueden determinarse directamente a través de este método, y en sistemas muy brillantes la atmósfera del planeta también se puede caracterizar con observaciones posteriores llevadas a cabo con grandes telescopios como el VLT (Very Large Telescope) de la ESO.

El objetivo principal de MÁSCARA es encontrar exoplanetas alrededor de las estrellas más brillantes del cielo que no hayan sido rastreadas por sondeos desde tierra o desde el espacio. La población objetivo de MÁSCARA es, sobre todo, los denominados ‘Jupíteres calientes’ -grandes mundos físicamente similares a Júpiter pero que orbitan muy cerca de su estrella anfitriona, dando por resultado altas temperaturas superficiales y periodos orbitales de sólo unas pocas horas-.

Docenas de ‘Jupíteres calientes’ han sido descubiertos con el método de detección de exoplanetas de velocidad radial, ya que ejercen una influencia gravitacional notable en sus estrellas anfitrionas.

“Aún no se puede aprender mucho de los planetas descubiertos mediante el método de velocidad radial, ya que se requieren técnicas de imagen directa significativamente mejores para separar la luz de estos planetas fríos y viejos de la luz de las estrellas anfitrionas –explica Snellen–. En cambio, los planetas en tránsito alrededor de sus estrellas pueden caracterizarse fácilmente”.

MÁSCARA también tiene el potencial para descubrir súper-Tierras y planetas del tamaño de Neptuno. El proyecto pretende ofrecer un catálogo de los objetivos cercanos más brillantes para las futuras observaciones de caracterización de exoplanetas, particularmente para las observaciones detalladas de las atmósferas planetarias.

/psg