“Hoy es una mañana histórica (…) más allá de que cada cual pueda tener una opinión personal, lo que permite esta ley es que seamos un país donde las mujeres, frente a tales situaciones, puedan tomar la mejor decisión posible”. A primera hora de ayer, la Presidenta Michelle Bachelet celebraba que el Senado -tras una jornada de más de 16 horas de debate- despachara a la Cámara de Diputados el proyecto que despenaliza el aborto en tres causales.

Pero de la celebración el gobierno pasó al despliegue: diferentes autoridades activaron sus gestiones en la Cámara Baja para conseguir que la iniciativa sea aprobada a la brevedad, lo que pasa por que se valide sin modificaciones el texto que salió del Senado, para evitar así una comisión mixta.

/gap